COLUMNA » ANÁLISIS SEMANAL  19/12/2016 08:57 hs.
Zaffaroni, el mentor
por Alberto Siufi
COMPARTÍ ESTA NOTA
 
 
 

¡Contále a tu amigo/a de ésta nota!







Pregunta de seguridad: ¿Cuánto es: ?

Fin de semana cargado de visitas ilustres para hacer política con Milagro Sala. el sábado pasó por Jujuy visitando el penal y dando una charla magistral en la UNJu para cerca de 100 personas el exministro de Economía Axel Kicillof. Lo hizo después de equivocarse en apenas 40.000 millones en la estimación del costo fiscal de la reforma de Ganancias, error que le terminó siendo funcional al presidente Macri ya que dispersó despavorido a la oposición. Ésta, por esas cosas que tiene la política, se había reagrupado tras la reforma para hacer hociquear al oficialismo. Axel con su pequeño error de cálculo les refrescó a todos lo costoso que sería una foto con el principal responsable de lo que nos pasa a los argentinos.

El sábado nos visitó, se llevó unos aplausos que no serán muchos pero son aplausos al fin, de paso se alejó de de Baires donde su blooper no lo hará cosechar aplausos específicamente, aunque la verdad tampoco pasa nada: una mancha más al tigre no le hace nada.

También pasó por Jujuy Eugenio Zaffaroni, el mentor tal vez principal de lo que pasa con Milagro Sala. Desde su cargo en la Corte Interamericana de Derechos Humanos fogoneó con fuerza la recomendación de la Comisión de la ONU para las Detenciones Arbitrarias. No podemos desconocer la intervención preponderante de Horacio Verbitsky desde el CELS o de Jorge Taiana desde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pero sin duda que la impronta de Zaffaroni en el tema judicial argentino es incalculable.

Desde esa prodigiosa cabeza salieron muchas de las políticas de transformación de la Argentina, desde la colonización de la Justicia a través de Justicia Legitima, pasando por el armado de equipos de fiscales militantes para encubrir la retirada organizada y manipulado por Alejandra Girls Carbó. Esta Justicia Legitima fue la que le dio a la Justicia la idea de puerta giratoria que gran parte de los argentinos considera al sistema judicial. Nadie debe estar preso hasta no tener condena firme, entonces todo se apela y se chicanea y así jamás se llega a una condena quedando garantizada la impunidad; eso sí, por si alguno quedó preso, generamos Batallón Militante y a los reclusos los transformamos en militantes saliendo de la cárcel para ir a actos y ponerse al servicio de los punteros. Destruyeron el servicio carcelario, el jefe del sistema debió ser retirado ante la masiva fuga de convictos que fueron la foto del fracaso, todavía se recuerda al propio jefe (Hortel) vestido de hombre araña participando de un evento y reflejando en una foto lo poco serio que fue todo.

Ahora, cómo llegamos a esto es la pregunta obligada. Una forma de tratar de entender tal vez sería recordando quién es realmente Eugenio Zaffaroni. Todos sabemos la influencia que ejercía y ejerce sobre Cristina Fernández, también de la destacada reputación nacional e internacional de un jurista para muchos brillante. Pero es bueno refrescar algunos de sus fallos y de sus actos y eso nos hará entender un poco más.

En el año 1989 Zafaroni integraba la Sala IV de la Cámara Nacional Criminal Federal desde donde generó fallos memorables que ayudan a entender lo que nos cuesta tanto entender.

Por ejemplo, cuando disminuyó la pena a un depravado bajo el argumento que el sexo oral no es acceso carnal por lo tanto no es violación, aparte como fue a oscuras es menos traumático porque el violador le decía que era su dedo. Aparte como confesó y se demostró arrepentido le disminuyó la pena a tres años; la víctima tenía sólo 8 años. Fallo del 26 de abril del 89.

También en un allanamiento con todo el rigor de la ley y la participación de testigos, se detectó todo un negocio para la venta de droga, balanza, molinillo, 57 sobres de papel con la droga ensobrada para la venta. Terminó disminuyendo la pena porque en ese momento no había comprador por lo tanto no se podía probar el comercio y la conducta pasó a ser menor. Fallo del 3 de abril del 89.

O un narco atrapado con 70 kg. de marihuana donde dictaminó que si bien es cierto tenía conocimiento del ilícito podía no conocer con exactitud el contenido de las cajas. Eso sí, como aceptaron su eventual naturaleza ilegal correspondía aplicar el dolo eventual y no el ser integrante de una red de traficantes que es lo que dictaminó la investigación. Fallo del 29 de junio del 89. Con este dictamen permitió que quede en libertad condicional.

También modificó un fallo al interpretar que el cuchillo no es un arma por lo tanto era sólo un robo simple ordenando la libertad del delincuente.

Pero estos tipos de fallos también hicieron escuela en la justicia argentina. Así, jueces como Horacio Piombo, Ramón Sal Llargués o Axel López dieron muestras de ser muy buenos alumnos. Por ejemplo podemos nombrar el caso de Mario Tolosa al que se le redujo la pena a la mitad al entender que el niño violado, que  tenía 6 años, como ya tenía una orientación homosexual y ya estaba habituado a los abusos ya que había sido violado con anterioridad por otra persona, el trauma era menor.

Nadie podrá tal vez discutir los quilates jurídicos de Eugenio Zaffaroni. La verdad desde el sentido de sus fallos sin duda que muchos sino la mayoría del país se permitiría discrepar con los criterios. Ahora esos criterios no son sólo cuestionables desde los fallos, también desde sus actos privados existen acciones fuertemente cuestionables. En 2011 la ONG La Alameda lo denunció judicialmente porque 6 departamentos de su propiedad eran alquilados para el ejercicio de la prostitución en Buenos Aires. Una prostitución vip que le generaba sin duda rentas imposibles bajo otras condiciones. Zaffaroni aceptó la culpa y pagó una multa por infringir la ley de profilaxis. El fiscal Justo Rovira no apeló y la causa en 2013 quedó firme en su sobreseimiento. Tanto hablamos de los derechos de la mujer, de la violencia de género que cuesta entender el silencio rotundo de todos en el tema. Tal vez la verdad no cueste nada entender y sea una foto de lo que sucedió en la Argentina en los últimos años.

Con estos antecedentes los jujeños recibimos este domingo al mentor de las cosas que nos suceden en el ámbito internacional con Milagro Sala. Esta es la gente que no sabe ni lo que pasó en Jujuy pero está seguro que Sala debe estar en libertad. Los errores de la Cancillería Argentina dejaron al país en desigualdad de condiciones para defenderse en el tema. La presión es insostenible desde los organismos, en el gabinete nacional existen variadas opiniones. Macri no sabe qué hacer con la brasa caliente que tiene, Morales en Jujuy tiene claro que Milagro en libertad incendia la provincia en pocos días. La presión sobre jueces y testigos será insostenible, también sabe que la gente le hizo ganar con holgura las elecciones porque prometió  Justicia. Esto lo obliga a no meterse con otro Poder del Estado y desde el Ejecutivo dar todas las garantías para que la Justicia pueda actuar. La inmensa mayoría de los jujeños confía en que la paz de este 2016 será duradera en el 2017. La presión internacional no será fácil de sostener.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.