Existe en la cultura  popular un sin número de creencias  que se van transmitiendo de generación en generación  y con el correr del tiempo se toman como aseveraciones correctas. Han pasado tantos años y se han instalado tan fuertemente en la sociedad que es muy difícil erradicarlas. La ciencia veterinaria ha crecido muchísimo en los últimos años, al punto de compararse con la medicina humana y por lo tanto hoy podemos refutar muchas creencias con fundamentos científicos. Son  los Veterinarios los que tienen el conocimiento y la  responsabilidad sobre  la salud de los animales. Por lo tanto a la hora de pensar  en la salud de nuestros animales hay que confiar  en ellos  y no en los consejos del criador, el vecino o algún  pariente.

Algunos de los mitos de los que hablamos son los siguientes:

Los perros Comen Huesos, son lo mejor para los dientes y aportan calcio

Todos hemos crecido asociando los huesos con los perros. Éstos  no tienen el poder de evaluar si un alimento les puede hacer daño; a ellos les atrae por su olor a carne y por eso los comen. En muchas ocasiones sin problema alguno, pero es común  encontrarnos ante huesos astillados clavados en paladar, faringe y esófago o  pacientes con vómitos por las gastritis producidas por sus aristas filosas.

Otras de las consultas relacionadas por la ingesta de huesos, está referidas a los bolos fecales. Con respecto al aporte de calcio, es mínimo ya que el calcio en el hueso está en una composición de casi nula absorción y de los dientes mejor no hablar, son la mejor manera de destruirlos.

Son carnívoros, solo comen carne

Hoy se sabe que son omnívoros, ya que en la naturaleza comen frutos, hierbas y contenido gástrico de herbívoros. El aporte exclusivo de carne produce descalcificación y trastornos renales a mediano y largo plazo.

Se aburren de la comida

El placer de la comida es un concepto netamente humano, un lobo no dejará de cazar un ciervo por que se cansó de su sabor, lo hará si debe hacerlo, instintivamente para sobrevivir. El perro debe comer sólo por hambre; si uno está constantemente incitándolo con nuevos sabores a comer, va a alterar su naturaleza, favoreciendo a la   obesidad y diversas patologías asociadas (diabetes, hipotiroidismo, etc.).

Otro punto a tener en cuenta es el tamaño del animal. Muchas veces se sirve una porción de alimento que a nosotros nos llenaría, pero olvidamos que nosotros pesamos 80 Kg.  y el canino puede pesar 10 Kg.

Resisten más el frío, dolor, etc.

Muchas veces escuchamos decir: es un perro así  que duerma afuera. No está mal que un perro duerma a la intemperie, siempre y cuando tenga posibilidad de protegerse. Pero hay que conocer al tipo de animal y a la zona que habita, ello así porque  existen inviernos muy crudos y razas muy sensibles a las bajas temperaturas, las cuales pueden sufrir de las mismas y padecer enfermedades terminales.

Otro punto a tener en cuenta es cómo actúa el frío en las enfermedades osteoarticulares.  En estos casos  es aconsejable protegerlos del frío a los animales que las padezcan.

Los perros le la calle no necesitan atención, nunca se enferman

Es cierto que estos animales son más rústicos, ya que son producto de la selección natural, pero si vemos a un perro de la calle observamos al sobreviviente de una camada, quizás de 7 cachorros, que perdió a sus hermanos por  diversas enfermedades que podrían haberse tratado o prevenido.

Para que no defequen u orinen hay que frotar su hocico sobre las heces

Volvemos a lo mismo. El perro no tiene el poder de dilucidar  qué es lo que se le pretende enseñar. Por ejemplo, cuando el dueño le frota la nariz u hocico sobre la orina o materia fecal, pretendiendo que ahí no debe hacerlo.  Sólo se puede corregir un acto de su animal, en el momento en que lo está realizando.

El diario en la cabeza,  es la mejor forma de educar

En una jauría en estado natural el líder de la manada no posee un diario enroscado para dominar al resto. Existen diferentes técnicas para dominarlos y que derivan de la naturaleza de los mismos, como son el lenguaje corporal, la voz y el contacto físico (no se entienda éste por castigo físico).

No hay que bañarlos hasta terminar las vacunas

El agua no es productora de enfermedad, por lo tanto se los puede bañar, siempre con productos recomendados por su veterinario, teniendo en cuenta que no tomen frío o queden húmedos en días de bajas temperaturas. No hay que bañarlos muy seguido, ya que el sebo que los protege es parte importante de la salud del manto, lo más aconsejable  es hacerlo cada quince a veinte días.

Bañarlos con jabón en pan blanco

El jabón para lavar la ropa (en pan, por ejemplo) no está diseñado para el manto del animal; en algunos casos puede derivar en problemas graves para su piel.

Tienen que tener una camada antes de esterilizarlos

Este tema lo hemos hablado en números anteriores, pero se sabe que se puede esterilizar en cualquier momento, siendo la edad recomendada, antes del primer celo porque de esta manera se previene el cáncer de mama, ya que las glándulas mamarias no alcanzan a desarrollarse y quedan en estado prepúber.

Si no tienen cachorros, sufren cáncer de mama

Es conocido que las causas del cáncer están dadas por factores, predisponentes y determinantes. El tener o no cachorros no cambia estos factores en una perra; si  tienen la predisposición, lo va a tener.

Le salió un bultito, esperemos unos meses a ver qué pasa

Muchas veces a nuestras mascotas les aparecen bultos, masas o  nódulos y a veces escuchamos a nuestros clientes decir: alguien me explicó que lo controle unos meses y vea que pasa. Lo cierto es que hay que hacer un diagnostico rápido, ya que en los casos de presentarse una neoplasia (cáncer) si actuamos  a tiempo puede retirarse fácilmente y  con un pronostico bueno.

Tiene la nariz seca, por lo tanto tiene fiebre


La nariz de los perros posee glándulas sudoríparas (producen sudor). Éstas  funcionan en relación al ambiente y a la temperatura. No está asociada directamente con enfermedad o fiebre.

No sale a la calle, por lo tanto no puede tener parásitos externos

Existen muchos animales que pueden ser transportadores de parásitos externos,  como aves, gatos, ratas, etc. que  provocan infestaciones parasitarias en patios o recintos sin salida al exterior. Incluso el viento puede servir de ayuda para trasladar parásitos o sus  huevos.

El doberman se vuelve agresivo por que  no le crece suficientemente el cráneo

Bueno,  de razas habría que escribir hojas enteras de mitos. La verdad es que en el caso del doberman, se lo identificó siempre  como  perros netamente de guardia, agresivos y desequilibrados. A mi entender es una raza encantadora que posee cualidades excepcionales. Lo del cráneo, mejor ni comentarlo.

M.V. Raúl Alcoba

www.veterinarianorte.com.ar

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario