Ailén Bechara estuvo en el programa de Telefe y contó algo que no se conocía de ella. Cuando comenzó a contarlo aseguró desconocer cómo abordar el tema y para resumir, reveló que cuando tenía 12 años encontró a su papá mandándose mensajes románticos con un hombre de su entorno familiar. Además detalló que era prácticamente un “tío”. Un profesor que era una figura muy reconocida en su pueblo natal, Darregueira.

La modelo situó en el tiempo lo que estaba contando y comenzó diciendo que esto ocurrió en el año 2002. “La cabeza era otra y no se hablaba de lo que se habla hoy", puntualizó.

sábado de #ph ⚡️ ..st @jorgeoleon @rikivalles @feferobledopeinador
View this post on Instagram

sábado de #ph ⚡️ . . st @jorgeoleon @rikivalles @feferobledopeinador

A post shared by AILÉN echara (@ailen_bechara) on

Por otra parte afirmó que este tema era mucho más controversial en un pequeño pueblo de las afueras de Buenos Aires. Por eso, el hecho de haberse topado con toda esa información inesperada tras curiosear en una casilla de mails, cayó como una bomba. "Se decían cosas de amor, pero yo en ese momento no entendía", reconoció Ailén Bechara. Y dijo que su vida cambió a partir de ese instante, porque, además de su mamá, "se enteró todo el pueblo".

Bechara comentó que sus padres "la remaron", hasta que finalmente se divorciaron cuando ella se vino a estudiar a la capital. "Él nunca me lo pudo blanquear. Nunca me pudo decir: 'Ailén, soy esto'", continuó. Y explicó que esa incapacidad la llenaba de enojo con él, porque sentía que su papá no le iba con la verdad. "Yo sabía y estaba todo bien, lo aceptaba", agregó. Fue recién cuando el hombre estaba a punto de morir, cuando pudo mantener una conversación más franca con su hija.

La especial relación de Ailén Bechara con su padre - Podemos Hablar 2019

"Me dijo que él nunca quiso hacerme sufrir y que no había hecho nada con mala intención", comentó que le expresó al despedirse, cuando ella estaba embarazada. Sin embargo, tantos años de ver a su padre manteniendo una fachada marcaron a Bechara, que contó que fue su primera psicóloga, quien la atendió poco después de haberse destapado la olla, la que "le salvó la vida". "Ella me abrió mucho la cabeza; me decía que siempre iba a ser mi papá", dijo. Y concluyó: "Lo aprendí a aceptar".

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario