La "estafa sexual" fue descubierta luego de que los médicos del hogar notaran la lengua de varios internos teñida con pintura azul. En principio, aislaron a los pacientes por la posibilidad de que se tratara de una enfermedad contagiosa. No obstante, luego de realizar algunos estudios, se corroboró que sólo era pintura.

Una breve investigación dentro del geriátrico condujo a la acusación de un paciente llamado Isaías, ya que varios abuelos lo señalaron como el vendedor de pastillas de viagra.

"A mí me estafó una vez, pero cuando convencí a la Joaquina de visitarla una noche, terminamos jugando al mus, porque no hubo manera", explicó una de las víctimas.

Otra interna también expresó su decepción respecto a los efectos de la pastilla, que estimula la erección. "Sexualmente seguimos igual, pero por lo menos venían a visitarnos algunos de vez en cuando por la noche, que eso se agradecía", señaló.

En el dormitorio de Isaías encontraron junto a su cama tinta china color azul y una palangana donde presuntamente pintaba las pastillas. Aún no se conocen detalles sobre si el geriátrico presentará una denuncia penal ante las autoridades.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario