Una adolescente de 15 años que había sido secuestrada ayer en el barrio porteño de Flores fue hallada muerta en el asiento trasero de un Fiat Duna rojo que fue interceptado por la Policía Bonaerense en Ituzaingó en un control caminero: tenía un cinturón en el cuello según aseguraron fuentes de la investigación.

Sobre la pista que investiga la división Antisecuestros de la Policía Federal y la Fiscalía Federal N°12, la joven, vecina de la Villa 1-11-14 e hija de una pareja de nacionalidad peruana -su madre tiene un puesto de ropa en una galería y su padre se dedica a la compraventa de autos usados- fue secuestrada a las 17:30 cuando salía de un colegio secundario ubicado en la intersección de las calles José Bonifacio y Carabobo.

De acuerdo a relatos originados en el colegio, la menor se habría subido por su propia voluntad al vehículo de sus captores.

Inmediatamente, su mamá realizó la denuncia en la ex Comisaría N°40 y dijo que recibió un llamado telefónico de la menor. Del otro lado de la línea escuchaba a su hija llorar: un hombre le pidió $30 mil y cocaína para liberarla.

Entonces se promovió una consulta con la Fiscalía Federal N°12 y se dispuso la intervención de la división Antisecuestros de la PFA, que monitoreó el pago del rescate que se realizó durante la madrugada en la zona oeste.

La Policía persiguió el Duna del cobrador y detuvo a los dos delincuentes que estaban en su interior en Ituzaingó, ambos son de nacionalidad argentina. Lo particular del caso es que la joven se encontraba en el asiento de atrás, maniatada y sin signos vitales, con el cinturón en el cuello.

FUENTE: Infobae
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario