“Mi papá no quería que sea carbonero porque el polvo intoxica, el embolsaba 700 paquetes por día y tenía que tomar un litro de leche cuando terminaba cada jornada para limpiarse” cuenta Luis sobre sus inicios. Además dice que eligió sostener el oficio porque lo lleva en su corazón.

Hoy Luis trabaja en menor escala pero no deja de realizar el oficio y la pasión que heredó de su padre. “Hoy mediante un mensaje de texto el carbón llega a la puerta de la casa, antes había que pedir permiso a las comunidades y meterse al monte” cuenta mientras mira una foto de su papá que trajo para mostrar y prepara las herramientas para seguir sosteniendo un oficio que con el tiempo dejará de existir.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario

Las más leídas

Encuesta

Ya están los convocados, ¿cómo le irá a la Selección en el mundial?

Volvemos en primera ronda
Hasta semifinal
Traemos la copa
ver resultados