Opinión. 

Las Yungas Australes: claves para mitigar los efectos del cambio climático

Por Ana Sofía Alcalde, Fundación para la Conservación y Estudio de la Biodiversidad

Por  Ana Sofía Alcalde

El cambio climático es un fenómeno producido por el aumento en la temperatura del planeta tierra debido principalmente a la liberación de gases provenientes de actividades humanas. El pasado 9 de agosto el Grupo de Expertos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC), advirtió que hay probabilidades de sobrepasar el nivel de calentamiento global de 1,5 ºC o incluso de 2 ºC en los próximos 20 años. Como consecuencia, se producirá un aumento de las olas de calor, se alargarán las estaciones cálidas y se acortarán las estaciones frías y los episodios de calor extremo alcanzarían con mayor frecuencia umbrales de tolerancia críticos para la agricultura y la salud. No obstante, el informe del PICC también pone de manifiesto que las acciones humanas todavía pueden determinar el curso futuro del clima. En este sentido, conservar y restaurar los bosques nativos es esencial para contrarrestar el cambio climático.

Los bosques son ecosistemas que a nivel global ocupan el 25% de la superficie terrestre total y que cumplen un rol clave en la mitigación de los efectos del cambio climático. Se sabe que las masas boscosas reducen la probabilidad del aumento en 2°C de la temperatura global ya que secuestran 1-2 gigatoneladas de carbono al año. Es así, que conservar y restaurar superficie de bosque se convierte en una acción esencial para reducir las emisiones de gases provenientes de actividades humanas.

¿Qué son las Soluciones Basadas en la Naturaleza?

Seguramente, cuando pensamos en estrategias que permitan asegurar la conservación y mantenimiento de los ecosistemas, de su biodiversidad, y asegurar la provisión de sus bienes (como la madera, frutos, y agua) y servicios (como la regulación de cuencas, purificación del aire y la polinización), lo primero que se nos viene a la mente es la creación de áreas protegidas. Y aunque la creación de áreas protegidas, junto con la implementación de lineamientos de uso sustentable para actividades productivas, son estrategias sumamente importantes para mitigar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, poner en marcha actividades que se apoyen en el funcionamiento de los ecosistemas se ha convertido en un nuevo enfoque que requiere atención.

Las Soluciones Basadas en la Naturaleza constituyen una estrategia que integra la conservación, el manejo sustentable y la restauración de ecosistemas para asegurar el mantenimiento de servicios ecosistémicos y la resiliencia de las comunidades al cambio climático. En otras palabras, las Soluciones Basadas en la Naturaleza permiten mejorar el bienestar humano, conservar la biodiversidad, y aumentar los sumideros de carbono a través de la protección, restauración y gestión sostenible de ecosistemas naturales. La implementación de Soluciones Basadas en la Naturaleza permite reducir la vulnerabilidad de las comunidades locales que dependen directamente del bosque aprovechando de manera sustentable la provisión de bienes y servicios ecosistémicos. Esto es particularmente interesante si tenemos en cuenta que los bienes producidos por el bosque como la madera y los productos no maderables aportan unos US$400 billones a la economía mundial anualmente, a la vez que los productos no maderables como frutos, raíces, hojas y tallos contribuyen directamente a la seguridad alimentaria.

Los bosques Yungas Australes y las Soluciones Basadas en la Naturaleza para mitigar el cambio climático

Entre las regiones boscosas de Argentina se encuentran las Yungas Australes, las cuales son bosques de montaña que se extienden como una delgada faja sobre la ladera oriental de los Andes. La misma recorre las provincias de Catamarca, Tucumán, Salta, y Jujuy, encontrándose la principal superficie en mejor estado de conservación en estas últimas dos provincias. A pesar de que las Yungas Australes representan apenas el 2% del territorio nacional, son hábitat de un gran número de especies, muchas de ellas endémicas y amenazadas. Solamente en la Selva Pedemontana, el tipo de bosque que se desarrolla en la parte más baja de las Yungas Australes, pueden encontrarse alrededor de 100 especies arbóreas, 80 especies de lianas, 200 especies de aves, 90 especies de mamíferos y 44 especies de anfibios. A su vez, entre las especies que dependen de superficies de bosque en buen estado de conservación para el mantenimiento de sus poblaciones se encuentran el Jaguar (Panthera onca), el Anta o Tapir (Tapirus terrestris), el Guacamayo verde (Ara militaris), y el Loro pinero (Amazona tucumana). No obstante, las Yungas Australes, además de proveer hábitat a numerosas especies que requieren de medidas urgentes para su conservación, también constituyen un recurso clave para la sociedad como proveedora de bienes y servicios ecosistémicos, belleza paisajística y oportunidad para el desarrollo de emprendimientos turísticos.

Entre la gran variedad de árboles nativos de las Yungas Australes se encuentran especies cuya madera es de excelente calidad, representando uno de los bienes más aprovechados tanto por las comunidades locales como por empresas madereras. Algunas de esas especies son el Cedro (Cedrela angustifolia y C. balansae), la Quina colorada (Myroxylon peruiferum), y el Urundel (Myracrodruon urundeuva). Además, las Yungas Australes son importantes porque captan el agua de lluvia y regulan las cuencas hídricas, asegurando la provisión de agua para consumo en la estación seca y reduciendo las inundaciones en la estación lluviosa.

Sin embargo, a pesar de su importancia, las Yungas Australes representan una de las masas boscosas más amenazadas de la región andina, debido principalmente a la alta tasa de transformación y degradación para el desarrollo de diferentes actividades productivas. Es por ello que la Fundación para la Conservación y Estudio de la Biodiversidad (CEBio) lleva adelante el proyecto “Construyendo junto a las comunidades locales paisajes forestales resilientes al cambio climático, para beneficio de las personas y las especies amenazadas, en las Yungas Australes de Argentina”. Este proyecto aplica las Soluciones Basadas en la Naturaleza y cuenta con el apoyo de Whitley Fund for Nature. Con este proyecto se pretende, en conjunto con todos los actores locales, producir un cambio transformador en la manera en que gestionamos e interactuamos con los bosques y su biodiversidad. De esta forma estaremos contribuyendo no sólo a mitigar los efectos del cambio climático y la pérdida de biodiversidad sino también, a mejorar la calidad de vida de las personas.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: