Cada 24 de septiembre se conmemora el Día del Colectivero y de la Chofer de colectivo en Argentina. El origen de esta fecha se remonta a 1928, cuando un grupo de taxistas inició una nueva forma de transportar pasajeros en la Ciudad de Buenos Aires, y se realizó el primer viaje en colectivo. En este día tan especial, queremos destacar el trabajo de quienes ocupan un lugar desafiando estereotipos de género. Con el tiempo, las mujeres fueron ganando espacio en el mundo de los “fierros” que se creía que era solo para hombres.

Silvia Arjona es chofer de colectivo hace cinco años y cuenta su historia. “Me costó mucho entrar a este mundo. Hace cinco años con un grupo de chicas comenzamos a tocar puertas, se nos cerraban muchas, pero finalmente una empresa nos permitió ingresar”, explicó Silvia y agregó que en su momento le pusieron a disposición un instructor y colectivos para poder practicar.

Diseño sin título (29).jpg
Silvia Arjona, chofer de colectivo

Silvia Arjona, chofer de colectivo

A pesar de que el transporte público de pasajeros siempre estuvo protagonizado por hombres, Silvia y sus compañeras relatan que siempre quisieron ser parte. “Desde chica quise ser camionera o chofer de colectivo, pero la vida me llevó por otros rumbos. Fui mamá y me recibí de profesora de danzas, pero ahora que mis hijos son más grandes se me dio la oportunidad”, señaló Silvia.

Al ser consultada por el ambiente masculino, Silvia indicó que les costó, pero se acoplaron muy bien y añadió: “Estamos en un ambiente totalmente masculino y tiene que ver con la cultura. Tenemos compañeros que son muy buenos que nos aceptaron y nos acompañan”.

“Me gusta la ruta, las aventuras, conocer lugares y circular por mi ciudad”, detalló Silvia con mucho orgullo su rol de colectivera y su pasión por el volante. Además, hizo hincapié en que agradece el apoyo de todas las personas que subieron a su colectivo ya que siempre fueron amables con ella: “Me quedo con la solidaridad de la gente. He tenido un muy bien recibimiento por parte de los pasajeros, me han mimado mucho y recibí muchos regalos”.

Para finalizar, Silvia habló del acompañamiento de su familia: “Al principio no querían que trabaja de colectiva, tenían miedo pero hoy me apoyan todos y eso es lo más importante”.

De profesora de danza a colectivera: La historia de Silvia Arjona

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario