Como decíamos, ésta celebración comienza el 1° de noviembre con la colocación de ofrendas en las casas de los deudos. Estas ofrendas consisten en todas las cosas que el difunto le gustaba comer y beber… Chicha, locro, picantes, empanadas, asado y panes en forma de escaleras, cruces, angelitos y animales que se preparan especialmente ó se compran a los vendedores ambulantes. Las ofrendas permanecen en una mesa principal y recién se levantan el 2 de noviembre, lo que no “comió” el alma, es compartido con los presentes.

El jujeño cumple con sus muertos, siguiendo una tradición nacida de la unión de supersticiones ancestrales y las convicciones religiosas cristianas que sus antepasados recibieron de los misioneros en épocas de la colonización. Las ofrendas son para esperar al finado, se encienden velas y se reza el Santo Rosario.

Se visitan las tumbas y se dejan coronas confeccionadas en papel de diferentes colores.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario