La web se ha convertido en una herramienta fundamental, pero a pesar de las apariencias, lo cierto es que no está en todas partes. Por ello Google inició una prueba Piloto: “El Proyecto Loon” 

La web se ha convertido en una herramienta fundamental para el acceso a la información, pero a pesar de las apariencias, lo cierto es que la Web no está en todas partes. Según Google, dos tercios de la población mundial no tienen acceso a Internet y la falta de infraestructura es uno de los principales inconvenientes, y en un intento por resolverlo de forma práctica y económica, Google inició una prueba Piloto: “El Proyecto Loon” que se trata de una red de globos aerostáticos que brindan acceso a Internet a aquellos lugares en donde no se puede, o es muy costoso, llegar mediante las formas de conectividad habituales.

¿Esto que significa? Una red de Globos aerostáticos que flotan a 20Km de altitud aprovechando los vientos de la estratósfera para desplazarse alrededor del mundo y equipados con paracaídas que permiten un descenso controlado. Cada uno de los globos cuenta con paneles solares que producen unos 100 vatios de energía para su operación durante la noche. Los globos se conectan entre si, y con antenas especiales en la superficie, con tecnologías desarrolladas específicamente para este proyecto. Cada globo tiene una superficie estimada de 40 km de cobertura, y las velocidades son comparables a las del servicio 3g. (Aproximadamente 2Mbps)

La prueba piloto de “Loon” comenzó el mes pasado en Nueva Zelanda y permitirá ajustar y continuar desarrollando la tecnología.

Logicamente, es una tecnología que recién se está desarrollando, y hay muchas barreras a vencer y, no hay garantías del éxito del proyecto. Hasta por ahí suena descabellado.

Pero, en 1945, Arthur Clarke, (12 años antes del primer lanzamiento Ruso: el “Sputnik” predijo que era “posible” interconectar todo el globo terráqueo con satélites, a una altura en la que, por una cuestión física, este se mantendría en órbita, y no tendería ni a “bajar” ni “subir” y orbitando alrededor de la tierra. Esto luego se convirtió a la “órbita geoestacionaria” también llamada la “Orbita de Clarke” y es a la altura en donde orbitan satélites indispensables para las telecomunicaciones modernas. En la época, lógicamente para muchos, pareció un disparate.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario