Hay que reconocer que la gestión de Gerardo Morales le está imprimiendo un dinamismo pocas veces visto en la política jujeña. Trata de instalar temas de agenda que terminan en debate tanto en los ámbitos políticos y sociales.

Desde el momento de sus asunción, tuvo que lidiar con un acampe de organizaciones que duro más de 50 días, y que tuvo a mal traer a toda nuestra comunidad, por los inconvenientes que de una medida de esa naturaleza.

Sin embargo, supo resolver con mucho tacto político una situación que tenía un destino incierto.

Llamó a sesiones extraordinarias en la Legislatura en donde aprobaron proyectos del ejecutivo en épocas en donde el letargo legislativo se hacía evidente en los meses finales al 2015.

Ese dinamismo se observó en los viajes que realiza al interior, en localidades que visitó durante la campaña y que prometió volver, recorriendo los mismos lugares y no olvidándose de lo manifestado en tiempos electorales.

Recorrió los lugares afectados por las crecientes en Tilcara y monitoreó de manera directa lo que sucedía, impartiendo directivas para una solución rápida y efectiva.

Se mantiene al tanto de las reuniones que sus funcionarios realizan con los gremios de la provincia, sobre los pedidos que efectúan y sobre las reales posibilidades de cumplir, sin mentiras y sin falsas promesas.

Los que lo conocen en su entorno saben que es muy difícil seguirle el ritmo por la gran actividad que viene realizando, y por la cantidad de temas en donde busca brindar una rápida salida.

Por eso mismo, ese dinamismo que demuestra busca también anticiparse a situaciones que pueden generarle algún conflicto, en el corto o mediano plazo.

Sin embargo, hay temas que se imponen también en la coyuntura y busca reinstalarlos de nuevo, pero con su dinámica de gestión y a su manera.

Tal es el caso del Ingenio La Esperanza, que viene perfilándose como uno de los posibles focos conflictivos, en donde trata de apaciguar los ánimos de los trabajadores y del pueblo que depende en gran parte de la producción, en momentos en donde se acerca la zafra y no hay inversores a la vista que puedan de alguna forma, hacer frente a las dificultades financieras que tiene de larga data y que nunca se pudo resolver de manera adecuada y que sirva para que el potencial que la caracterizó en algún momento, este a la vista de todos.

Hasta el momento el gobierno provincial viene aportando 17 millones de pesos en forma mensual, para garantizar la producción, mientras que la deuda que mantiene dicho ingenio es de 1300 millones de pesos, de los cuales 900 millones pertenecen al Estado Provincial, lo que lo hace el mayor acreedor, y por lo tanto uno de los mayores responsables del futuro del mismo.

La salida de los grupos inversores que llegaron con el anterior gobierno, terminaron de agravar el problema. Garantizar la realización de la zafra como lo señaló el Gobernador, por ahora es un alivio para el sector, buscando oxígeno del gobierno nacional e intentando de alguna manera reflotar el proyecto de diversificación que quedó truncado por las dificultades por todos conocidas, sobre todo económicas, y que se caracterizaron el último tiempo.

Mina Pirquitas es otro de los inconvenientes que trae problemas colaterales y que no estaban previstos, al menos por ahora.

El anuncio del cierre de dicha explotación minera, dejó preocupados no solo a los responsables ministeriales, sino también a las comunidades que dependen de esta producción, quienes buscaron reunirse con el primer mandatario para ver cuáles son las potenciales salidas a este conflicto que se avecina para Setiembre, pero que necesita soluciones lo más rápido posible.

Son 600 trabajadores que pueden perder su fuente laboral a lo que el gobierno ya anunció una serie de proyectos con perfil productivo y social, como una primera medida para que el impacto del cierre sea lo menos problemático posible y de esta manera hacer realidad lo que se anunció en la reunión llevada a cabo recientemente, es decir, anticiparse a los hechos.

Tuvo una activa participación en los sucesos posteriores del anuncio del lanzamiento del plan de recuperación del sector tabacalero, acompañando al proyecto de ley que fue enviado a la Legislatura en donde se declara la emergencia en el sector por un lapso de 10 años reasumiendo la administración del Fondo Especial del Tabaco. Si bien aclaró el Ministro de la Producción y Desarrollo que no es intención que el gobierno se quede con el Fondo Especial del Tabaco, muchos productores observan cautelosos que el gobierno empiece a monitorear la forma de distribución de estos recursos, como está estipulado en el proyecto de ley que ingreso a la Legislatura. Una situación extraña para ellos, cuando nunca vivieron situaciones de esta naturaleza en los últimos tiempos, y sobre todo genera cierto nerviosismo la decisión de convocar al Consejo de Ciencias Económicas para que realice una auditoría del uso el FET en los últimos cinco años.

Tratando de anticiparse a una eventual medida de fuerza, con una fuerte jugada política, Morales llegó a la asamblea de la Cooperativa de Tabacaleros para reforzar su postura por esta situación que se atraviesa, manifestando que si se desmorona esta organización “se cae el ideal cooperativista y la caída de 800 productores y quedan en la calle 900 trabajadores”, marcando la cancha sobre la realidad del sector y la necesidad de garantizar la producción tabacalera, pero con reglas de juego claras y que estén incluídos los pequeños productores, evitando el cierre de la misma.

Esta jugada le sirvió para descomprimir en parte la preocupación que mantienen los productores que no saben cuál será el real destino del FET, pero también para dejar sin muchos argumentos a los actuales directivos, que solo les quedó el camino del agradecimiento por la visita, pero dejando en claro su desacuerdo con la derogación de la Ley 5056 que hasta ahora determinaba la distribución de estos fondos a la Cámara del Tabaco, quedando solo en expresiones y desarticulados en la posibilidad de una medida más contundente.

Anticiparse a los hechos, marcar la agenda, pero sobre todo evitar problemas en el futuro cercano, parece ser la estrategia a desarrollar, en un contexto en donde se pone a prueba el poder y la autoridad que le fueron delegados, imprimiendo el ritmo y el dinamismo de una gestión que tiene en el poder solo 4 meses, pero que parecieran mucho mas. 

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario