La situación generada por los gremios estatales que auguraban jornadas intensas si es que no se accedía a sus reclamos que llegaban a un 30% de recomposición salarial, y que sin dudas llevó a poner en riesgo la estrategia del diálogo por parte de las autoridades provinciales, generó, al fin y al cabo, mas dudas que certezas.


La posición asumida por algunos gremios, que a la hora de la convocatoria para la movilización, no son tan efectivos como pregonan, sirvió para dividir a todos los integrantes de la multisectorial o del frente de gremios estatales.


Días antes de la convocatoria, en la conferencia de prensa que brindaron en la sede del CEDEMS, mostraron una unidad que estaba un tanto alejada de la realidad y que quedó demostrado cuando se sentaron a la hora de negociar con el gobierno y supieron que, en definitiva, no era nada despreciable el ofrecimiento efectuado.


Ante esta situación, y a sabiendas de que la protesta ya anunciada podía derrapar y generar críticas internas, muchos se aventuraron y realizaron una convocatoria que no tuvo el impacto esperado.


La herramienta siempre utilizada sobre los cortes de los puentes en nuestra ciudad, no se realizó como se esperaba, salvo por un determinado tiempo en el Puente Lamadrid, que posteriormente fue liberado.


Fue raro ver sectores dispersos movilizando por las calles de nuestra ciudad, en horarios no acordados y sin la convocatoria conjunta en la Plaza Belgrano


Es interesante conocer también el modo en que se transmitió la decisión adoptada respecto a la propuesta del gobierno. Mientras algunos seguían con el no absoluto, otros buscaron una postura políticamente correcta y aceptaron “bajo protesta”.


Aún así, sean los porcentajes que sean, lo que ha quedado claro fue la falta de sintonía entre los integrantes de los gremios que buscaron mejorar su posición negociadora con el Gobierno y que demostraron que tienen gruesas falencias a la hora de acordar criterios.


Pero no fue el único tema que generó la atención de los jujeños. El horario de cierre de los boliches bailables sigue en discusión.


En este caso, los integrantes de la Cámara de Transporte Alternativo y de la Cámara de Transporte, mantuvieron una reunión con legisladores locales y a los que se les señaló que están de acuerdo con el cierre a las 6 de la mañana.


Consideran importante este tema, ya que la actividad económica del traslado de gente, puede ser más atractiva a esa hora, con una singular ecuación: “mas diversión es igual a mas usuarios (del transporte alternativo) y por lo tanto, mas actividad económica”.


Este tema fue abordado en la comisión de asuntos sociales de la legislatura, que sigue con la ronda de negociaciones y de conversaciones, pero sin definir un criterio conjunto. La audiencia pública que se realizó por este tema, sirvió también para conocer la postura de centros vecinales, instituciones y sectores políticos involucrados en esta problemática, señalando un objetivo común, garantizar la seguridad cualquiera sea la hora de cierre de los boliches.


Entre charlas, coincidencias y posturas un tanto distintas, la mayoría coincide en señalar que una adecuada regulación sobre las actividades nocturnas, luego del cierre a las 4 de la mañana, hubiera generado una situación completamente distinta a lo que se observa en las madrugadas jujeñas, y es por eso de que se busca que todos los sectores participen y se logre un adecuado consenso para erradicar viejos hábitos que se instalaron.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario