La asunción de Gerardo Morales como gobernador de la provincia, vino acompañado de una serie de medidas que fueron elevadas a la Legislatura de manera rápida, como el ingreso que tuvo en las comisiones respectivas sin el acompañamiento del bloque de la oposición, en una sesión que contó con el quórum respectivo, pero no con el debate que proponía la oposición.

Sin embargo, antes de asumir, logró que el presupuesto sea aprobado como así también las modificaciones a la ley de ministerios, para empezar de acuerdo a lo planificado con esta nueva gestión.

Lo más significativo es el envío del proyecto de reforma del poder judicial, que tiene una relevancia manifiesta por los cambios y actualizaciones que se le quiere imprimir a esta cuestión.

El anuncio formulado en la presentación de este proyecto por parte de Gerardo Morales, generó mucha expectativa en los ámbitos judiciales, señalando sus miembros que es determinante este tipo de acercamientos, teniendo en cuenta que se hace necesaria la cobertura de cargos para poder hacer frente a la constante demanda de justicia y a la resolución de los conflictos que se generan, muchos de ellos de largo tiempo y que necesitan una definición.

Seguramente, el pedido de ampliación de cinco a nueve miembros del alto tribunal, será un motivo de análisis mucho mas profundo, aunque en este caso, los argumentos esgrimidos por el Ejecutivo Provincial, señala que se trata del número preciso de integrantes que aseguraría pluralidad, diversidad, eficacia y eficiencia en la función.

La asunción de funcionarios en distintas secretarías, es una muestra de la dinámica que se quiere imprimir a la gestión. El fin de semana no fue impedimento para que los actos protocolares estuvieran programados. De esta manera, se cubren gran parte de las secretarias que comienzan a cumplir funciones en distintos ámbitos, pero con la consigna de poder interrelacionarse mejor con la comunidad, como eje prioritario y no perder ese contacto que se ha logrado y que es necesario sostenerlo en el tiempo.

Lo que esta claro es que el gobernador Gerardo Morales, trata de mantener la misma sintonía de los requerimientos de la gente, escuchando y tratando de brindar respuestas casi de manera inmediata. Lo hizo durante la campaña electoral y lo sigue manteniendo, como una forma de que esos lazos comunicativos no se diluyan en el tiempo.

Sucedió en la presentación de la reforma del poder judicial, hablando el idioma de la gente sobre este tema, y se ratificó en el acto de asunción de la nueva cúpula policial, en donde ratificó la necesidad de mejorar lo que se viene haciendo, para brindar las respuestas que la sociedad está pidiendo. Esto es una marca que está comenzando a caracterizar a esta gestión, a pocos días de su asumir funciones.

La convocatoria a los gremios para tratar los montos de la ayuda extraordinaria, es una muestra de la vocación dialoguista que señalaron que van a mantener con todos los sectores y que tratarán de que no se diluya en el tiempo.

La reunión mantenida junto a los otros gobernadores y el presidente Mauricio Macri, es demostrativa de las buenas relaciones que cimentaron durante la campaña y que ahora es necesario mantenerlas. Obviamente el tema de la coparticipación es trascendental definirlo para poder brindarle previsibilidad a la provincia, pero sobre todo, tratar de que estos lazos que se generaron sirvan para poder hacer realidad la multiplicidad de proyectos con los que se viene trabajando y que hace necesario su implementación, como es el caso del “Plan Belgrano”, que traería múltiples beneficios a la producción local en caso de su implementación.

El acampe en la plaza Belgrano por parte de las organizaciones sociales que esperan respuestas por la continuidad de los programas sociales y el reparto de bolsones navideños, es la primera pulseada que mantienen quienes estuvieron históricamente en veredas opuestas, y que tendrá una mirada especial la forma de resolución de este conflicto, porque marcará el futuro de la relación entre sectores que estuvieron históricamente enfrentados.

En el ámbito municipal, Raúl Jorge asumió su tercer mandato con el desafío de poder continuar con la gestión sin caer el desgaste lógico de los terceros mandatos.

Formó un equipo de funcionarios, muchos con carrera dentro del municipio, brindándoles la posibilidad de poder gestionar con mayores responsabilidades, y así hacer frente a una nueva etapa que debe tener como prioridad poder solucionar los problemas de los vecinos en distintos barrios y que deben ser atendidos casi de manera inmediata.

Nuevos perfiles se observan en esta nueva etapa, tanto gubernamental como municipal que comenzó en Jujuy. La luna de miel con el electorado una vez asumidos en sus funciones quedó para el anecdotario, la dinámica es otra y por ahora, la nueva administración busca brindar las respuestas necesarias.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario