Una maratónica sesión extraordinaria que termino aprobando leyes que la actual administración considera fundamental para comenzar con el pie derecho esta nueva etapa de la política de nuestra provincia, como así también lo sucedido en la plaza Belgrano y los cambios en la composición del Superior Tribunal de Justicia, marcaron los 10 primeros días de gestión de Gerardo Morales.

Proyectos que fueron aprobados por la mayoría con la que ahora cuenta, tratan de que el efecto del cambio que se pregonó durante la campaña, tenga continuidad en el tiempo y no se diluya por la coyuntura que también preocupa a un amplio sector de la sociedad jujeña.

Con esta batería de medidas aprobadas en la sesión extraordinaria que se llevó a cabo la semana anterior, desde el oficialismo se muestra fortaleza en las decisiones que se están tomando, mas allá de las críticas recibidas desde los sectores opositores que señalan la falta de diálogo ausente para consensuar temas, aunque después se observa en el recinto de sesiones que muchos legisladores no tienen argumentos convincentes a la hora de intentar, al menos, refutar los fundamentos de los proyectos que se presentaron y que fueron aprobados.

La coyuntura impone como tema prioritario, mas allá de lo legislativo, el acampe en la plaza Belgrano, lugar histórico para las concentraciones populares, culturales y hasta políticas y que en este último tiempo es el zona elegida por excelencia para generar una situación que indudablemente divide a la sociedad en su conjunto.

Están los que apoyan esta iniciativa desde el momento mismo de la decisión adoptada por integrantes de la red de organizaciones sociales, con Milagro Sala como referente.

En el otro rincón, los que apoyan la decisión del gobernador de no entablar diálogo alguno con quienes son los responsables de esta división. Quedan demostradas entonces las profundas grietas existentes que hacen difícil una salida consensuada.

En el medio, la gente, el ciudadano común que ve privada la posibilidad de ejercer el libre tránsito por el sector, y los comerciantes de la zona que han observado como, lamentablemente por este tipo de vicisitudes ven peligrar sus comercios y las fuentes laborales de quienes trabajan en todo el perímetro en donde el acampe está instalado.

La justicia no se pronunció sobre este hecho, hasta el momento, y eso dilata aún más alguna escapatoria al contexto de una crisis que se veía venir, pero que llegó antes de lo que muchos esperaban, por las diferencias hasta ahora irreconciliables de los dos protagonistas que pueden cambiar esta situación.

Lo inmediato sería una salida política, ante la demora de la justicia por determinar una solución. Pero esto se hace difícil ante el redoble de apuesta observado este fin de semana.

Una asamblea realizada por la red de organizaciones sociales, determinó por unanimidad la continuidad de acampe, mientras que el gobernador Gerardo Morales sigue manteniendo la postura de no dialogar con los referentes de estas organizaciones.

Situación difícil que marca, como dijimos, las diferencias que mantienen estos actores.  Obviamente que detrás de todo lo que se vivió en esta semana, el futuro de este acampe en plaza Belgrano determinará el esquema de protesta para los próximos tiempos. En definitiva, en el fondo lo que se discute es poder, lo que hace difícil que alguien ceda en sus posturas.

Enfrascados en sus argumentos, el conflicto ingresa en su segunda semana, sin solución en lo inmediato, pero con argumentos que no son precisamente de acercamiento.

La intermediación del obispo César Fernández, solicitada por los referentes sociales, parece que no tuvo el efecto esperado. Más allá del reconocimiento de que es necesaria una salida, por ahora las partes involucradas no han dado señales de solucionar este problema.

Al margen de lo que sucede en nuestra ciudad con este trance que parece tener continuidad, el gobernador recorrió establecimientos educativos del interior de la provincia, para comenzar a trabajar en la emergencia educativa, otro de los proyectos que fue aprobado y que se pretende poner en práctica lo mas rápido posible, para tratar de brindar una solución a los requerimientos que llegan desde el interior y donde muchas veces no tuvieron el eco necesario para resolver.

El BEGUP (boleto estudiantil, gratuito y universal), pasa a la órbita provincial con la intención de que este beneficio que alcanzaba a los estudiantes de nuestra ciudad, tenga utilización en toda la provincia. Con el correr de los meses se podrá observar el grado de impacto que tendrán en la utilización misma de esta ayuda, que está destinado a los sectores de escasos recursos.

Por ahora, la atención política está focalizada en la plaza Belgrano y en el devenir de un conflicto que no ve la luz al final del túnel, y que mantiene expectante a los jujeños, que solamente quieren vivir en la mayor de las normalidades posibles.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario