La muerte de Ariel Velásquez, joven de 21 años que vivía en San Pedro de Jujuy enlutó a toda la provincia, no solo por las connotaciones políticas que quisieron atribuir, sino también por las circunstancias que envuelven este tema, que está siendo investigado por la justicia.

Ante este terrible hecho, las justificaciones no sirven, ni tendrían que existir siquiera. ¿Que interesa ahora intentar instalar que Ariel pertenecía a un partido político o a otro?

¿Cuál es el objetivo? ¿Qué rédito se intenta buscar con este tema?

Mucho se habló desde el momento mismo del fallecimiento del joven. La lamentable utilización que se le dio a este hecho debe replantearnos que somos como sociedad y que pretendemos para el futuro.

Se habló mucho de su utilización política. Eso será tema que la propia comunidad deberá juzgar, cada uno desde el lugar que le toca estar. Se deja de lado, desgraciadamente, el dolor de la familia, el dolor de su entorno, que se niega a creer que sus vidas seguirán sin Ariel, porque ya no está, lo mataron.

Ahora es tema de la justicia. Deberán buscar la verdad de los hechos, encontrar a los verdaderos responsable de la muerte de este joven que tenía toda una vida por delante, pero la decisión artera del asesino le arrebató lo mas preciado, que es la vida. Pero si la política mete la cola, como ya lo hizo para buscar responsables políticos de su fallecimiento, lastimosamente se desviará nuevamente la atención en cuestiones que están muy lejos del trabajo que tiene por delante este organismo.

Todos tendrán una mirada especial sobre la marcha de la investigación y sobre los resultados finales. Si se llega a una conclusión importante, efectiva, pero a la vez rápida, echará por tierra todos los fantasmas que circulan alrededor de esta causa. Y servirá de mucho para clarificar este hecho, pero también para tranquilizar a la sociedad.

Lo que nuevamente queda en claro con todo lo sucedido, es que las diferencias políticas entre Milagro Sala y Gerardo Morales, siguen tan vigentes y tan extremas como en su primer momento. Enfrentamientos políticos que se acentuaron con los años y que parece que están muy distantes de un final. Como enemigos íntimos, estas diferencias y mutuos cuestionamientos se sucedieron desde hace años de forma tal que hoy, la sociedad entera mira con preocupación y se pregunta cuando terminarán este tipo de manifestaciones que hacen mal a todos los jujeños.

Obviamente que estos hechos dejaron de lado cuestiones que sucedieron a nivel nacional y que tuvieron impacto en nuestra provincia.

Como en otras, llegó el alivio necesario al firmar la refinanciación de la deuda de las provincias con el Estado Nacional. El acuerdo establece que tanto Jujuy, como las demás firmantes gozan de un plazo de 20 años para pagar sus deudas, con amortización de capital en 185 cuotas iguales, mensuales y consecutivas. Desde el Ministerio de Hacienda, señalaron que  este convenio implica alivio para la economía local, y que servirá mejor para proyectar a futuro los compromisos económicos y financieros.

La Bandera de la Libertad Civil, fue entregada al Gobernador en un acto que se realizó en Casa de Gobierno. El cuarto símbolo patrio comenzó, de esta manera, a recorrer todo el país en donde los integrantes del Instituto Belgraniano, recorrerán las capitales de provincias para hacer entrega de este emblema que reafirma el patriotismo del pueblo jujeño. Patriotismo que queda demostrado en lo sucedió con el éxodo jujeño, en donde se recordó un año mas de esta gesta que nos tuvo como protagonistas de la historia.

Un hecho que no debe pasar desapercibido. Tiene un valor importante para los argentinos, pero sobre todo para los comprovincianos. Gestos como los del éxodo nos enseñaron valores, principios y fortaleza para lograr el objetivo que nos haga bien a todos. Sería interesante recordarlos más frecuentemente.  

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario