Mientras Wanda Nara viajó a Argentina, sus hijos Valentino, Benedicto y Constantino se quedaron en Milán para participar del campamento de verano del Inter, club en el que juega Mauro Icardi.

Maxi López, papá de los tres nenes y eternamente enfrentado a Wanda y a Mauro tras la famosa “icardeada”, dejó de lado las peleas y se concentró en el bienestar de sus hijos con un conmovedor mensaje.

“No importa qué camiseta, no importa qué colores y no importa dónde estén. Lo más hermoso es verlos crecer y con la pasión que afrontan esta nueva etapa en sus vidas. La misma pasión que yo heredé de mi viejo que lamentablemente ustedes no pudieron conocer, pero que hoy los mira desde arriba orgulloso como lo estoy yo de mis 3 angelitos”, escribió el futbolista que actualmente juega en el Udinese.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario