¿Quién no tiene la fantasía de dejar todo y dar la vuelta al mundo? La mayoría de las veces queda en eso, una fantasía. Salvo excepciones como la de Nikki Walsh, de 24 años, y su novio Tanner Broadwell, de 26, que vendieron todo y se compraron un velero para salir a conocer "la parte líquida del mundo". La pareja renunció a sus trabajos, vendió muebles y su auto y compró una embarcación de ocho metros y medio, a la que llamaron Lagniappe.

Luego decidirse a cambiar de vida, se trasladaron al puerto de Tarpon Springs, en Florida, y pasaron meses preparando la odísea. Se llevaron un compañero: su perro Remy.

Pero la aventura duró muy poco y casi termina en tragedia. Luego de zarpar el 6 de febrero, el velero chocó contra un banco de arena que no estaba indicado en sus cartas de navegación. Fue de noche, mientras imperaba la niebla y la oscuridad.

Diseño sin título (41).jpg

Antes de que el velero se hundiera en la profundidad del Atlántico lograron rescatar sus tarjetas de seguridad social, sus documentos, sus teléfono y algo de dinero.

Pese al fallido debut no piensan abandonar su sueño. Ya abrieron una cuenta en GoFundMe para que quienes quieran colaboren. "¿Solo tenés una vida. ¿Por qué gastarla haciendo lo que no amás? ¡El dinero no es todo!", aseguraron.

FUENTE: Todo Noticias
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario