La decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel desató hoy disturbios en ciudades de los Territorios Palestinos ocupados. El tenso escenario mostraba los inicios de una oleada de violencia que amenaza agravarse mañana viernes en el principal día de rezo de los musulmanes.

La acción de Trump otorgó una resonante victoria al gobierno del premier Benjamín Netanyahu y literalmente concluyó el plan de paz para la región. Los palestinos demandan a Jerusalén oriental como la capital de su futuro Estado, pero ese proyecto quedó ahora más difuso y lejano que en cualquier otro momento. La furia consecuente en la región se convirtió en un rito de “tres días de ira” con choques con la policía israelí y alrededor de 80 palestinos heridos, uno de ellos de bala.

Los enfrentamientos se sucedieron en la capital Cisjordania Ramallah entre otras ciudades palestinas como Hebrón, Belén o en los alrededores de la Franja de Gaza, según datos del Ministerio de Sanidad palestino. En algunos lugares se enfrentaron a los soldados israelíes lanzando piedras y neumáticos ardiendo. La policía israelí reaccionó con balas de goma y gases lacrimógenos. El palestino herido de un disparo en el abdomen fue en un episodio en Gaza. Una portavoz militar israelí explicó que los soldados dispararon contra los principales instigadores de la protesta cuando se negaron a detenerse por orden de los militares.

Entre tanto una organización ultra palestina, las Brigadas de al Nasser Salah al-Deen, anunció el lanzamiento de andanas de cohetes desde Gaza contra colonias israelíes al norte de la Franja. No hubo inmediata reacción de Israel a este informe.

Los negocios, escuelas, bancos e instituciones públicas permanecieron cerrados en Gaza, Cisjordania y Jerusalén oriental por un llamado a la huelga de la dirección palestina. Mientras, Israel reforzaba la presencia de su Ejército en la ocupada Cisjordania con batallones adicionales. El grupo Hamas que sostiene una disputa política con el gobierno palestino del partido Al Fatah está aprovechando la situación para lograr centralidad e intentar liderar la protesta. E líder de la organización, Ismail Haniya, aseguró que el anuncio de Trump equivale a una “declaración de guerra contra los palestinos”, y llamó a una intifada, la protesta de piedras del pueblo palestino. Ver en la pag. 35. La convocatoria tuvo inmediato respaldo del partido político y milicia libanesa Hezbollah.

Mañana la organización de la propaganda islámica iraní ha convocado protestas tras el rezo del viernes en la capital Teherán. La milicia terrorista somalí Al Schabaab, cercana a Al Qaeda, instó a los musulmanes a luchar contra EE.UU. e Israel. Para este mismo viernes ha sido convocada también una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU para deliberar sobre la situación creada después de que Trump, que también anunció el traslado de la embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, rompiera con la política seguida por Washington en las últimas décadas y con el consenso internacional sobre la Ciudad Santa. Ese consenso consiste en esperar a que el estatus de la ciudad se decida en las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos.

FUENTE: Clarín

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario