Testimonio.. 

Ucrania: "Durante un mes viví en el baño de mi casa"

Un historiador de Ucrania contó cómo es la vida cotidiana en Kiev desde la invasión. "Vivimos con temor pero estamos acostumbrados", dice.

El próximo domingo se cumplirán dos meses de la invasión de Rusia a Ucrania y la vida en Kiev, de alguna manera, vuelve a la normalidad, si así se le puede llamar en las condiciones bélicas en las que pasan los días.

Así lo relata Oleksii Otkydach, un analista político ucraniano que reside en Kiev y que, desde allí, habla con Radio City para contar cómo es el día a día de una ciudad inmersa en la guerra y cómo el 24 de febrero marcó un quiebre en su vida y la de todos los ucranianos.

"Ese día nos despertamos a las 4 de la mañana al escuchar explosiones. Allí entendí que la guerra a gran escala con Rusia había comenzado. Ahora están atacando todo el país, incluso bombardean Kiev, la capital, y desde entonces para nosotros no existe antes y vivimos en ahora", dice Otkydach.

Cómo pasa el tiempo en Ucrania desde la invasión de Rusia

Después de esa madrugada fatídica donde comenzó esta escalda, Otkydach recuerda que siguió una semana muy dura. "Yo no quería comer, estaba muy nervioso, no podía dormir, perdí cinco kilos desde el inicio de la guerra. Después creo que me acostumbré un poco a estar en estas condiciones y creo que a todos nos pasó lo mismo".

kiev bombardeo
Un centro comercial de Kiev tras un ataque ruso, el lunes 21 de marzo de 2022. /Foto: EFREM LUKATSKY (AP)

Un centro comercial de Kiev tras un ataque ruso, el lunes 21 de marzo de 2022. /Foto: EFREM LUKATSKY (AP)

Durante un mes, mientras los bombardeos constantes azotaban Kiev, Otkydach y su pareja prácticamente vivieron adentro del baño de su casa. "Es el lugar más seguro de nuestro departamento porque no tiene ventanas", explica.

Según relata, la última semana están "más seguros y tranquilos porque las tropas rusas fueron derrotadas cerca de Kiev. Ya no hay bombardeos por parte de artillería reactiva y solo quedan los bombardeos y tanques aéreos pero no son tantos como hace dos o cuatro semanas".

"Más o menos volvemos a la 'normalidad', si así se le puede llamar en estas condiciones", comenta el analista y dispara un comentario crudo pero que se ha vuelto cotidiano para él: "Tenemos un poco de miedo porque entendemos que en cualquier momento puede llegar un misil y matarnos. Pero, al mismo tiempo, tenemos que seguir con nuestra vida. Vivimos con temor pero estamos acostumbrados; ya no reaccionamos tanto a estas sirenas o bombardeos".

OLEKSII OTKYDACH - Cómo es vivir en una ciudad asediada por la guerra TJ.mp4

Enfrentar al sistema de propaganda de Rusia

En las últimas semanas Otkydach ha brindado entrevistas por Zoom a medios en español de todo el mundo. Él considera que su conocimiento de este idioma puede ser utilizado para ayudar a su país a "resistir la desinformación y las mentiras que está construyendo el sistema de propaganda ruso".

"Para nosotros esa propaganda casi no funciona porque tenemos nuestros ojos y nuestros oídos y vemos y escuchamos lo que pasa - cuenta -. Tenemos familiares y amigos en distintas partes de nuestro país y, cuando dicen, por ejemplo, que no están matando civiles y luego vemos la destrucción de casas residenciales, sabemos que es pura mentira".

La invasión de Rusia a Ucrania, de un modo u otro, lleva ocho años, recuerda Otkydach y, dice, desde ese momento el régimen del Vladimir Putin miente. "Desde 2014 que vienen mintiendo sobre cómo ocuparon Ucrania, sobre cómo empezaron la guerra en el este del país. No nos afecta su propaganda porque entendemos que no vale la pena y que no significa nada. Creo que está diseñada para la audiencia interna para la gente en Rusia, para que le crean al Gobierno".

propaganda rusia
Remeras con la

Remeras con la 'Z', símbolo de la propaganda rusa en la guerra, y fotos de Putin en una tienda de souvenirs en Moscú. /Foto: EFE / MAXIM SHIPENKOV

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: