La Selección argentina logró clasificarse a octavos de final de manera milagrosa. Con su gol agónico, Marcos Rojo se convirtió en héroe y confirmó el segundo puesto del equipo de Jorge Sampaoli en el Grupo D del Mundial de Rusia 2018. Este resultado cambió los planes de miles de hinchas que esperaban la primera posición.

Entonces, Argentina pasó de jugar octavos en Nizhni Nóvgorod a hacerlo en Kazán, ciudad donde enfrentará a Francia este sábado desde las 11 de nuestro país. Los trenes gratuitos de la FIFA ya no tienen asientos disponibles saliendo de Moscú ni desde San Petersburgo, donde jugó la Selección el martes. Está todo agotado para el 28, 29 y 30 de junio.

Pasajes.jpg

Tras la victoria ante Nigeria, los hinchas argentinos coparon la estación de tren Moskovsky de San Petersburgo para intentar comprar un boleto. Pero las empresas tampoco tienen disponibilidad. La demanda fue tan grande que el sistema simplemente colapsó.

¿Y desde Moscú? Tampoco hay asientos para los trenes que salgan jueves y viernes. Además, se agotaron rápidamente los pasajes de ómnibus de larga distancia, según el buscador Check My Bus.

La única opción segura que queda por estas horas es la de tomarse un avión. Pero el pasaje más barato desde Moscú hacia Kazán cuesta 1000 dólares, casi 29 mil pesos. Desde San Petersburgo es aún más caro: 1400 dólares, lo que se traduce en 40 mil de nuestra moneda.

El embajador argentino en Rusia, Ricardo Lagorio, contó en diálogo con TN que consiguió un pasaje en tren. El mismo une a Moscú y Kazán en 13 horas.

Otra posibilidad es la de alquilar un auto entre varias personas. Saliendo desde Moscú el viernes y devolviendo el vehículo el lunes 2 de julio, el precio ronda los 500 dólares. A eso hay que sumarle los gastos lógicos como el seguro y la nafta. Y calcular unas doce horas de aventura para unir los más de 800 kilómetros desde la capital rusa hasta el destino, por rutas que no están en el mejor estado, que no se conocen y que suelen tener mucho tránsito.

Toda Pasión habló con algunos argentinos que aún están en San Petersburgo: “Me encantaría ir, pero no puedo. Me sale mucha plata viajar hasta Kazán y además comprar en la reventa; hoy me pidieron 400 dólares para una entrada”, cuenta Federico Morón desde la segunda ciudad más importante de Rusia.

Gonzalo Peñalva está en Moscú junto a sus amigos, y desde el martes están intentando conseguir un transporte hacia Kazán. “Los trenes de la FIFA se agotaron muy rápido y no estamos para pagar tanto por un avión. Además, somos cuatro y sólo dos tienen entradas. Lo más seguro es que vayamos a ver el partido a un bar o acá en el hostel”, cuenta con tristeza.

El otro inconveniente es conseguir tickets. Muchos argentinos compraron para el cruce donde finalmente Croacia enfrentará a Dinamarca. Nadie creía que la Selección podía clasificarse segunda. Entonces, el objetivo ahora es cambiar entradas con los croatas o los daneses. Todo a contrarreloj y con el sistema de transporte totalmente saturado.

FUENTE: TN
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario