“La plaza no está equilibrada, la demanda está superando ampliamente la oferta y eso hace que se convaliden cada vez mayores precios", dice Gustavo Ber, del Estudio Ber. "La única oferta es la del Central que interviene de manera intermitente y eso genera mucha confusión en los agentes económicos. El aumento del tipo de cambio está siendo caótico".

Para llegar al equilibro, Ber indica que "hace falta recomponer la confianza o conseguir nuevos fondos". De otro modos, "se va armando la tormenta perfecta". Sobre la táctica intermitente de Caputo indica que posiblemente "esté buscando ganar tiempo hasta que consigan fondos frescos, ya sea del FMI, de los bancos internacionales o del Tesoro de Estados Unidos. Hay que conseguir fondos que permitan poner un ancla a la confianza. El mercado entiende que el programa financiero aún no está completo y quiere tener total certidumbre de que podrán cumplir".

La estimación de los analistas es que para el año próximo faltan cubrir entre US$ 7.500 y US$ 10.000 millones, una cifra no demasiada alta teniendo en cuenta la magnitud de la economía local.

Te puede interesar: El dólar siguió subiendo y superó por primera vez los $32

Para Alejandro Bianchi, gerente de inversiones de Invertironline, el tipo de cambio de convertibilidad está en la zona de $ 36. Para llegar a este nivel, Bianchi toma el stock de Lebac más la base monetaria y lo divide por las reservas del Central.

"Todavía hay un 13% adicional de suba para el dólar, con lo cual sigue habiendo un poco de presión. Yo creo que va a ir a la zona de $ 36 de aquí a diciembre. Para que no se escape más allá es necesario que se mantenga la relación actual entre las reservas y la base monetaria. A partir de este nivel de $ 32, la velocidad de la escalada debería empezar a calmarse".

Dujovne y Caputto

Gabriel Caamaño, de la Consultora Ledesma, explica que "desde mediados de abril estamosmetidos en un evento por balanza de pagos y no podemos salir. Tuvimos una pausa en junio pero en agosto se reactivó. Cualquier excusa es válida para castigar a los activos argentinos. Una de las incógnitas que queda por despejar es el programa financiero. Es inexplicable que después de haber cerrado un acuerdo con el FMI por US$ 50.000 millones estemos discutiendo por los vencimientos del año que viene. Tras el acuerdo con el FMI, el 2019 -que es el año eleccionario- debería haber quedado blindado".

La extensión de la crisis le suma complicaciones a la salida. "El Central intenta administrar la volatilidad, pero lo hace cada vez con menos efectividad y con instrumentos más restringidos", dice Caamaño.

FUENTE: Clarín
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario