El hecho ocurrió en un pueblo de Bizkaia, España, cuando un grupo de compañeros de un nene de cinco años, comenzaron a burlarse del pequeño. A Luken le gusta pintarse las uñas de colores, motivo por el cual empezó a ser víctima de bullying en el colegio.

Luken empezó a pintarse las uñas porque le gustaba como quedaba. Sin embargo, sus compañeros de colegio lo llamaban “mariquita”. Su padre, frente a esto, decidió escribir un gran posteo en Facebook, apoyando la elección de su hijo.

Embed

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario