Uno de los objetivos principales de la gestión de Gerardo Morales, es vincularse de una manera más directa con la vecina provincia de Salta, reforzando los proyectos anunciados oportunamente, fomentando la integración entre las dos provincias y mejorar la posición local ante la región.

Viene sucediendo de manera frecuente. Firmaron convenios en materia de seguridad para poder articular estrategias comunes frente al delito.

Sucedió nuevamente en las festividades de El Carmen, en donde el primer mandatario de la vecina provincia llegó para participar de esta convocatoria.

La semana anterior, nuevamente se encontraron en la localidad de Puesto Viejo, en donde concurrieron para observar como se viene trabajando en la instalación de invernaderos que generarán una importante producción frutihortícola brindando la posibilidad de puestos de trabajo en el corto plazo para los pobladores de la zona en distintos emprendimientos que demuestran el interés de productores locales en invertir en la región, como es el caso de Salvador Muñoz, quién esta construyendo estos invernaderos para lograr un substancial repunte productivo en la zona en el corto plazo.

La cuestión no pasa solamente por lo protocolar. Que esto sirva para afianzar los lazos entre las dos provincias, es innegable. Hay temas comunes en las agendas provinciales que invita a soñar en propósitos que sirvan para el fortalecimiento común. El “Plan Belgrano”, es una muestra del interés que persiste para llegar a los objetivos trazados.

La posibilidad de encarar compromisos conjuntos para proyectos de riego entre las dos provincias a través de la COREBE, apunta a afianzar estas estrategias que se vienen aplicando desde hace poco tiempo.

Pero el interés no solamente radica en la producción local. Potenciar el Paso de Jama y el Paso de Sico, es una alternativa que esta a la vuelta de la esquina. Permitirá mirar al Pacífico de manera interesante en el traslado de productos regionales que, utilizando los puertos de Chile, generará una alternativa valedera para contemplar al norte de manera distinta. En definitiva, en este nuevo mapa político regional, una mano lava la otra.

En esta maniobra conjunta, juega un papel importante el Plan Belgrano. Por eso la presencia de José Cano en la zona de Puesto Viejo. Vino a ratificar el acompañamiento de la Nación en los proyectos sobre invernaderos que se capitalizan en aquella zona. El funcionario nacional aprovechó esta visita no solo para reunirse con los gobernadores, vino también para reforzar la idea de que los proyectos ferroviarios siguen de pie, como se señaló desde un primer momento. Incluso manifestó que dentro de este plan se incorpora el tramo Jujuy-La Quiaca, del cual se están buscando los financiamientos respectivos y que comienza a cristalizar lo anunciado hace poco tiempo en Volcán por el Gobernador Morales.

Pero no todo es color de rosas. También se observan dificultades. La falta de proyectos en obras públicas que se pueden potenciar dentro de este plan comienza a preocupar de manera importante. Lo señaló el propio Cano. La falta de iniciativa en la presentación de los mismos (algunos solo contenían dos hojas), puede terminar siendo el talón de Aquiles para las aspiraciones de que el denominado “Plan Belgrano”, brinde las soluciones estructurales que necesitan muchos municipios.

Fuera de este contexto político, la comuna capitalina debe hacer frente a un problema que fue creciendo con el correr de los años y que ahora tiene que resolver, indefectiblemente.

La venta ambulante no autorizada (o autorizada a medias), terminó por instalarse hasta de una manera cultural en nuestra ciudad. La decisión de no permitir el establecimiento de ferias de venta por la festividad del Día del Niño, termino con una vieja práctica que se ubicó progresivamente, dinamitando a los pequeños comerciantes que hacían su aportes tributarios debidamente, quienes terminaron cerrando las puertas de sus comercios ante la evidente desigualdad con la venta ilegal de productos.

La cuestión se les escapaba de las manos. No solo eran productos de alimentos, se llegó a vender hasta ropa a media cuadra del microcentro, sin ningún tipo de control, y eso alguien lo permitió.

El anteproyecto presentado en el Concejo Deliberante, trata de limitar la venta de todo tipo de productos en la vía pública. Los referentes de los vendedores ambulantes señalaron que lo que se intenta es eliminar de manera permanente este comercio informal, lo que anticipa que las discusiones que se lleven a cabo en el tratamiento del mismo, serán difíciles y la búsqueda del consenso también.

Muchos de los que realizan este tipo de tareas lo hacen desde hace años. Muchos por la propia necesidad de poder generar algún ingreso a sus hogares por los avatares de la situación económica. Otros generaron su propio micro emprendimiento con la venta ambulante, con más de un puesto y aprovechando las “ventajas”, con las que se contaba.

En líneas generales, no hay reparos para tratar de regularizar una cuestión que se transformó en una bola de nieve difícil de parar, pero también sería importante atender a los que realmente trabajan en estas condiciones por necesidad, y no aprovechando las circunstancias. Esto no se observó, por ahora, al momento de tomar esta decisión. Y es una cuestión que se debe resolver.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario