Semana marcada por el paro convocado por la CGT y que en todo el país se vivió con mucha intensidad. Un paro que parece haber profundizado la grieta vigente en el país, donde como nunca se vieron activistas pro y anti paro.

De parte de los gremios se vivió una adhesión casi unánime donde salvo unos pocos como el Momo Venegas y sus influencias o la construcción, podemos decir que el resto se sumó con más o menos esmero; estaba también el aporte de las dos CTA hoy unidas por el espanto y la garantía de un paro exitoso que sólo los sectores del transporte pueden aportar, en esta oportunidad sumados por abrumadora unanimidad. El común denominador que quedó expuesto en forma casi brutal  fue la motivación política del paro, no hubo como en otras ocasiones un detalle de los motivos, cualquier micrófono puesto a los manifestantes hablaba de Macri como el enemigo común eje de la protesta. De la misma manera surgió la reacción de muchísima gente que desde las redes sociales organizó la resistencia al paro, fue masiva y contundente y sobre todo fuertemente envalentonada con los ecos de una marcha el 1 de abril que oxigenó políticamente al Gobierno y despertó en muchos sectores de la sociedad una luz de alarma sobre actitudes antidemocráticas que nos trasladan peligrosamente a errores del pasado.

Sin duda que hay un sector muy importante y posiblemente mayoritario en la sociedad argentina que rechaza estas prácticas, este sector no parece ser de un partido político solamente y mucho menos cautivo del PRO, tampoco necesariamente serán en octubre votantes del oficialismo, pero sí parece ser una corriente importante de militantes del orden y del respeto democrático, que vieron acciones que parecen violentar ese orden y reacciona en consecuencia. En estos últimos días expresiones desmedidas como las de Hebe de Bonafini , escuchar a gremialistas reconocer con brutalidad que quieren que a Macri le vaya mal o de poner palos en la rueda o movilizar hasta que cambie el modelo dividió las opiniones en la sociedad. Los cambios en el modelo se hacen en las urnas cuando se está en democracia y si a esto le agregamos el festival de piquetes y cortes, es fácil entender por qué la sociedad se dividió de esa forma.

El paro se sintió fuerte en los grandes centros urbanos donde el traslado es determinante. En ciudades chicas el impacto fue muchísimo menor. Jujuy se hizo sentir a la mañana cuando el SEOM volvió por sus viejas mañas de piquetes y amenazas, nos obstante quedó claro que su poder de movilización no es el de antaño y se vio poca gente manifestándose. En horas de la tarde la capital jujeña parecía la de un día normal. Un termómetro de la poca adhesión tal vez la haya dado el Hospital Pablo Soria donde por primera vez en un paro de la salud se realizaron las 16 cirugías programadas y hasta hubo atención en algunos consultorios externos, algo impensado realmente. Se nota cansancio en la gente con esta metodología que jamás llevó a nada. También está claro que la dirigencia gremial no pasa por un buen momento en la opinión pública y deberá reinventarse para recuperar un terreno que hoy le es esquivo, inclusive dio la sensación de que en la discusión salarial perdieron casi todo el protagonismo, desde el Gobierno casi se puede decir que fueron ninguneados y las reuniones fueron sólo tramites que no generaban casi ninguna expectativa.

En Buenos Aires donde se libran las madres de las batallas se pudo ver lo que muchos interpretan como un triunfo de María Eugenia Vidal, el combativo gremio docente de SUTEBA comandado por Roberto Baradel desistió de la huelga. Sin duda que el desgaste sufrido, mas encuestas que hablan con claridad cómo fue abandonado en su lucha por las bases, los descuentos de los días de paro y las acciones para quitarle al gremio la personería gremial mas la aplicación de multas de cerca de 300 millones terminaron por quebrar al intransigente dirigente. Esta semana se podrá ver con más claridad las consecuencias de este desenlace, en principio parece haber una clara ganadora. Baradel parece ser el gran derrotado pero en verdad los grandes perdedores son los chicos y también la educación pública.    

Por otro lado, ayer en la plaza frente al Congreso de la Nación, un grupo numeroso de sindicalistas docentes intentaron instalar una carpa con una “escuela itinerante”. No pudieron hacerlo porque la policía con golpes y gases reprimió la situación.

En este día de paro también podemos decir que desde Nación se aplicó por primera vez el protocolo anti piquetes, que fue exitoso y con pocos heridos que lamentar, fue una acción de gobierno largamente reclamada por una parte grande de la sociedad.

Cambios de gabinete

En la semana se conoció en Jujuy el nombre del primer cambio de gabinete de este 2017, esta oxigenación fue comentada desde hace mas de 30 días ya que el gobernador Morales dejó entrever algún aire de cambio hace tiempo; las especulaciones son sobre el Ministerio de Ambiente, Turismo y Cultura y el Ente Autárquico de la Fiesta Nacional de los Estudiantes, por ahora sólo se confirmó el recambio de la Secretaria de Turismo donde César Siufi se integró a la Secretaría General de la Gobernación y asumió como secretario el ledesmense Sergio Chacón, para todos desconocido ya que hace muchos años no vive en la provincia y estaba trabajando en la provincia de San Luis , su reputación habla de vastos conocimientos en el área.

Hablando del tema, en el discurso del gobernador a la Legislatura se confirmó la adjudicación de las obras del aeropuerto jujeño. En la semana arrancaron las obras sobre el playón de estacionamiento: serán más de 24 meses de trabajo y durante la construcción de una nueva terminal aérea no se interrumpirán los vuelos.

El PJ en Jujuy

Esta semana será particularmente complicada para el justicialismo jujeño. El juez federal Mariano Wenceslao Cardozo intimó a quienes ocupan la sede del partido a entregar las llaves y el edificio el día martes a las 11 de la mañana. Desde el sector que lidera el vicegobernador  Carlos Haquín contestaron con una convocatoria para el lunes para resistir en una clara rebeldía  de insospechadas consecuencias, una vuelta más del incordio que vive el justicialismo jujeño.

Tabaco

En materia productiva se fijo el precio del tabaco, una suba del 15% se terminó acordando pero está lejos de las pretensiones de los productores. La hegemonía de la industria terminó de consolidar una escandalosa transferencia de recursos del sector productivo al industrial, ya el año pasado se habían apropiado de la devaluación, hoy lo hacen de la rentabilidad del sector productivo, lamentable para Jujuy.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario