US Open. 

30 años del mejor tenis: la hazaña de la Sabatini

Hace 30 años Gabriela Sabitini ganaba el US Open convirtiéndose en leyenda del tenis. En 1990 la tenista argentina venció a Steffi Graff  y tocó la gloria.
Por  Maria Eugenia Burgos

Fue hace 30 años, cuando Gabriela Sabatini se convertía en leyenda del tenis mundial. Apenas unos minutos después de las cuatro de la tarde de aquel sábado de 1990, en el -viejo- estadio Louis Armstrong del US Open, la vida le cambió para siempre a Gaby.

Querida en cada rincón del planeta, no solo por el tenis, sino como persona, Gaby sacó 6-2, 6-6 y 6-4 en el tie break frente a Steffi Graf. El servicio fue al cuerpo de la leyenda alemana, que golpeó de drive y se fue hacia adelante buscando la red, pero la esfera amarilla sacudió la faja y se elevó perdiendo fuerza; Gaby pudo pensar bien dónde tirar y golpeó un passing de derecha tan ajustado al fleje izquierdo de Graf que ésta tardó un momento en reaccionar. No así Sabatini, que, convencida de que el tiro había sido bueno, saltó, levantó los brazos, se desahogó. Aquella tarde neoyorquina, Sabatini logró el trofeo de Flushing Meadows, su único Major. Como Guillermo Vilas, Gastón Gaudio y Juan Martín del Potro, ostenta un lugar de privilegio en la historia del tenis nacional por haber logrado un Grand Slam en singles.

Gabriela Sabatini: a 30 años del día que le cambió la vida
Tenis - Gabriela Sabatini: a 30 años del día que le cambió la vida

Tenis - Gabriela Sabatini: a 30 años del día que le cambió la vida

Aquella no había sido una temporada fácil para la hija de Osvaldo Sabatini y Beatriz Garófalo. Algunos, insólitamente, le cuestionaban su falta de fuego interior. "Me criticaban mucho. Yo llegaba al país, leía algunas críticas y no podía entender por qué me las hacían", contó gabriela Sabatini, tiempo después.

Ese año, la argentina ganó Boca Ratón y luego de perder en los octavos de final de Roland Garros, tomó una decisión trascendente: cambió de coach. Dejó de trabajar con el español Ángel Giménez y se vinculó con el brasileño Carlos Kirmayr, que llegó a Gaby a través de su agente, Dick Dell. Se conocieron algunos días antes de Wimbledon y, en los ensayos en el Hurlingham Club, el entrenador le pidió que fuera más ofensiva. En el césped británico, Sabatini llegó a las semifinales. Antes de poner un pie en Nueva York no logró grandes resultados: perdió en las semifinales de Montreal y en los octavos de final de Los Ángeles. Pero la explosión llegó unos días más tarde, en Flushing Meadows.

#tbt @usopen #30años ❤️ #tenis #tennis #tennisplayer #tennis #tennislife #tennisgirl
View this post on Instagram

#tbt @usopen #30años ❤️ #tenis #tennis #tennisplayer #tennis #tennislife #tennisgirl

A post shared by Gabriela Sabatini (@sabatinigaby) on

El US Open era uno de los certámenes favoritos de Sabatini. En el Madison Square Garden había ganado el Masters de 1988 y su tenis fluía en los courts neoyorquinos. En aquel Abierto de los Estados Unidos de 1990 (entre los hombres lo ganó Pete Sampras), tuvo un inicio impactante. Se quitó de encima a Kathy Jordan, Isabelle Demongeot, Sabine Appelmans y Helena Sukova (11° favorita) sin sudar, perdiendo 13 games en los cuatro partidos.

El cuadro se le fue abriendo, porque pronto quedaron eliminadas Martina Navratilova (segunda favorita) y Monica Seles (3a). "Fui demoledora, no perdí sets, me sentí bárbara. Los cuartos de final contra Leila Meskhi fueron difíciles, muy complicados -fue 7-6 (5) y 6-4-. Pero donde sentí realmente que podía ser campeona fue después de derrotar a Mary Joe (Fernández; 8ª cabeza de serie) en las semifinales (7-5, 5-7 y 6-3). Me sentí muy bien, definí puntos en la red como nunca lo había hecho y además ella era un obstáculo para mí. Ahí me di cuenta de que podía. Además, durante ese torneo me pasó algo muy curioso. Todas las noches soñaba que levantaba un trofeo, el del US Open. Nunca me pasaba eso cuando jugaba. Y esa vez sí", le reveló la ex número 3 del mundo a LA NACION, hace cinco años.

❤️ @wimbledon #tbt #tbt #tennis #tenis #wimbledon #campeonas #champions
View this post on Instagram

❤️ @wimbledon #tbt #tbt #tennis #tenis #wimbledon #campeonas #champions

A post shared by Gabriela Sabatini (@sabatinigaby) on

En aquellos días neoyorquinos de 1990 la Sabatini de 20 años era pura confianza y optimismo. Soñaba todas las noches con que alzaba el trofeo del US Open. Por eso, cuando llegó el desafío de Mary Joe, una jugadora a la que había enfrentado desde sus años de juvenil y de la que era amiga, Sabatini estaba lista.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: