Bergoglio, un Papa argentino y Cuervo

El ex Arzobispo de Buenos Aires, fanático de San Lorenzo, será el primer Papa latinoamericano y jesuita de la historia del Vaticano. Se llamará Francisco I y reemplazará a Ratzinger al frente de la Iglesia Católica.

El papa Francisco I, el argentino Jorge Bergoglio, auguró hoy que su pontificado será "fructuoso" para la Iglesia, en su primera aparición pública desde el balcón de la Capilla Sixtina tras ser ungido pontífice.

Bergoglio, de 76 años, habló vestido con el hábito blanco papal desde el balcón de la Basílica de San Pedro antes miles de fervorosos fieles.

"Auguro que este camino de la Iglesia que hoy comenzamos y en el que me ayudará mi cardenal vicario aquí presente, será fructuoso para la Iglesia y para esta bella ciudad", dijo el nuevo pontífice antes miles de fieles, antes de impartir su esperada bendición al mundo.

Luego, agradeció "la acogida de la comunidad diocesana de Roma a su nuevo obispo" y propuso una oración por Benedicto XVI, que renunció el mes pasado, la primera en 600 años.

Para ser elegido papa se necesitan los votos de 77 de los 115 cardenales electores, es decir, las dos terceras partes de los apoyos.

Según informaron entonces los medios italianos, Bergoglio había sido el segundo candidato más votado en el cónclave de 2005 después de Benedicto XVI, cuya renuncia fue la primera de un papa en 600 años.

"La oración del pueblo para el Papa. Recemos en silencio esta oración vuestra por mí", dijo Francisco I. Fue ahí se colocó la estola para realizar la bendición Urbi et Orbe y dijo: "Os doy la bendición a vosotros y a todo el mundo. A todos los hombres y mujeres de buena voluntad".

Una vez realizada la bendición, Francisco I se quitó la estola y volvieron a sonar los himnos vaticano e italiano, mientras el flamante Papa observaba a la multitud. Allí, volvió a dirigirse a la multitud: "Rezad por mí. Y nos vemos pronto. Mañana quiero ir a rezar a la Virgen. Buenas noches y descansad bien."

Tras saludar a los miles de fieles, el papa Francisco I, de 76 años, abandonó el balcón de la basílica de San Pedro. El ex arzobispo de Buenos Aires ya quedó en la historia.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: