La Copa Libertadores es la obsesión. No solo porque River quiere volver a levantarla este año. También se quiere meter en la de 2020. Por eso, era indispensable ganarle a Newell’s. Y el equipo de Marcelo Gallardo lo hizo.

Desde el comienzo River fue superior a Newell’s. Desde que Lucas Martínez Quarta le puso la cabeza a la magnífica ejecución de Cristian Ferreira para poner el 1-0. Se jugaban apenas 3 minutos cuando el conjunto de Núñez le sacó réditos a esa pelota parada que tantos dolores de cabeza le trajo en algunos momentos del año pasado.

Con los aviones de las bandas, River buscaba construir el juego. Cambiaba de frente la pelota de un sector a otra y hacía escalas en la mitad de la cancha, con Ferreira y Enzo Pérez (de muchos pases suyos surgieron varias jugadas de ataque) como ejes.

De hecho, así llegó al segundo gol, el número 400 en la era Gallardo, marcado por Matías Suárez, flamante refuerzo. Pase de Enzo Pérez a De La Cruz; el uruguayo engancha y vuelve atrás con Ferreira; el juvenil abre para Mayada, que acelera, gana en velocidad y tira el centro perfecto para el cabezazo del cordobés. Golazo.

Se confió River con la ventaja. Y aparecieron algunas falencias atrás. Robert Rojas (fue citado por Eduardo Berizzo a la Selección de Paraguay para la fecha FIFA de fines de este mes) no tuvo nada de “Sicario” esta vez y perdió una pelota en la salida que terminó adentro del arco de Armani.

Newell’s se acercaba pero antes de que las cosas se complicaran para River, el juvenil Ferreira volvió a demostrar que con su pegada está para grandes cosas y metió un tiro libre entre Alan Aguerre y su palo derecho. El pibe también asistió a Pratto que tuvo el cuarto en sus pies pero se demoró. A esa altura, igual, el partido ya estaba definido.

FUENTE: TyC Sports
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario