Pesebres y adoradores de toda la provincia se dieron cita en en Plaza Belgrano con una gran expectativa sin embargo la torrencial lluvia provocó la suspensión de un evento que había convocado a miles de agrupaciones en el centro de San Salvador.

De manera instantánea, agrupaciones, músicos, familiares y hasta personas que pasaban por el lugar se refugiaron dentro de la Catedral para evitar mojarse. El Padre Manuel Alfaro y colaboradores se encargaron de ordenar a los fieles, brindarles un refrigerio y darles la oportunidad de coronar la tarde dentro de la basílica principal de Jujuy.

El operativo de tránsito que se llevaba adelante en las calles lindantes a la Plaza Belgrano fue desplazado y la fiesta se traslado al corazón de laCatedral de Jujuy.

Más allá del clima el Párroco Alfaro, sorprendido y contento por el fenómeno espontáneo que se había dado dijo "Es imprevisible, de todas maneras lo niños se puedieron dar el gusto de adorar. Ellos no se quieren ir y lo van a hacer dentro del templo porque el entusiasmo de ellos es muy grande".

Por último remarcó la importancia de que los niños demuestren su fe y sus ganas "Estoy más que contento a pesar de la lluvia, esto es una fiesta que a los niños no los detiene porque se encuentran con Dios y en su casa".

Se esperaba la concurrencia de alrededor de 15 mil niños junto a sus animadores, padres y colaboradores, muchos no llegaron por las inclemencias del tiempo, otros se quedaron a disfrutar de la fiesta sorpresa que se dio en el interior de la cúpula.

Pesebres en Jujuy

Familias tradicionales arman sus pesebres con mucho esmero, incluso en los patios colocan un mástil con cintas para trenzar al son de la música y los pasos de adoración, esta tradición se sostiene hace años en la provincia.

Los que adoran son niños de hasta 12 años, los adolescentes son los animadores que guían a los más chicos. A ellos hay que sumarles las madres, padres y familias completas que acompañan la emoción de los chicos, el reunirse y adorar al niñito.

Desde los primeros días de diciembre y en algunos casos hasta fines de enero por las calles de Jujuy se siente el sonido de los bombos y sikus adorando al Niñito. Los pesebres visitan otros pesebres. No importa el calor, ni la lluvia. Con sus bailes y cantos van casa por casa adorando y recibiendo su recompensa por tanto esfuerzo de horas y horas de caminar y bailar. Un vaso de gaseosa, unas galletas o golosinas son suficientes para ver una sonrisa en sus rostros y continuar hasta el nuevo pesebre.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario