La Fundación ATR trabaja en Jujuy en la contención de niños y jóvenes con problemas sociales, patologías de adicciones y problemas con la Justicia y de comportamiento. Con merenderos y otro tipo de asistencia, sus mentores buscan darle una esperanza a chicos y chicas de Jujuy para reafirmar que se puede salir de ese laberinto.

“Llegan chicos desde los 7 y 8 años con problemas familiares, con papá y mamá que se pelean o consumen drogas. Y hasta con madres que abandonan hijos por el alcoholismo”, contó José Torres, el presidente de la fundación que lleva ya un tiempo trabajando.

Historia de amor.jpg

“Llegan también jóvenes de los 15 años en adelante que quieren un cambio. Vienen sin ganas de vivir, en un último intento, como diciendo prueba ahora y no pierdo nada”, dijo Torres. Uno de esos casos es el de Bruno y María José, que hoy son pareja y piensan en casarse en Jujuy.

“Tengo 19 y a los 16 consumía alcohol, robaba, fumaba cigarros y pasta base”, dijo Bruno. “Quizá podría haber terminado de estudiar y darle orgullo a mis padres para ser alguien en la vida”, comentó y aseguró que tuvo una vida desordenada. “Tengo otro anhelo que es servir a la sociedad y ayudar a esos jóvenes que estuvieron como yo. O peor”.

Te puede interesar: Trabaja en el SAME, se contagió de coronavirus y donó plasma

“A través de esta fundación me siento que sirvo, me siento contento”, indicó Bruno y dejó un mensaje para los chicos que, como él, no encuentran el camino. “Quiero decir que si pude salir de la delincuencia, ustedes pueden. Acérquense, porque estamos para apoyarlos”, agregó.

María José, su actual pareja, tuvo una experiencia de vida muy similar. “A los 15 años fallece mi hermano y eso me desvió. Me drogaba y me prostituía. Mis amigas eran igual”, relató. Hasta que un día decidió participar de la Fundación ATR y su vida cambió.

Historia de amor (1).jpg

“La Fundación es una iglesia, donde conocemos a Dios y eso me gustó”, puntualizó Majo. “De un día para el otro dejé de fumar y ahora me da asco. No me tienta más”, contó María. “Siempre quise ayudar porque sufrí mucho de chica”, y lamentó no haberse unido antes al grupo.

“En el momento en que llegaron estaban destruidos y sin esperanza”, contó Torres, el líder de la fundación y detalló que Bruno y María piensan en unir sus vidas para siempre. “Hoy son colaboradores. Se quieren casar y estamos preparando el lugar para ellos”, dijo con la alegría de saber que dos vidas encontraron un lugar en el mundo para vivir juntos y cambiar su realidad.

JUJUY: LA FUNDACIÓN ATR RESCATA A NIÑOS Y JÓVENES

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario