Lejos y casi nulo queda el ideal de “elegir” la escuela en la que podría iniciar el niño la trayectoria escolar.

Pasa en las escuelas públicas reconocidas, en las “del centro”, en las confesionales (subvencionadas por el estado) aún más, pero también en las del barrio.

Si no tenés la “suerte” de tener un hermano en la institución, quedas relegado a la opción de ser “vecino” del “radio de la escuela” (aunque en ningún lado se explica cuál es el radio o se cuantas cuadras a la vuelta) y si no lo sos, juega el azar, van a un sorteo sobre el cual hay poca claridad.

Muchos padres previsores arrancaron las averiguaciones en octubre, otros antes, la respuesta fue ambigua en casi todas las instituciones. Sobre fechas y modos. Algunos piden notas previas. Otros te piden que vuelvas a buscar una ficha para llenar.

Sin contar: CUIL de los padres, carnet de vacunas, certificados de buena salud emitido por el ministerio de Salud, certificado de residencia y convivencia, partidas de nacimiento actualizadas, entre otros.

Lo llamativo fue el maltrato en los establecimientos, haciendo volver dos y hasta tres veces por información a los padres. Más extraño cuando las fechas están definidas por el Ministerio de Educación a través del Anuario Escolar que indica taxativamente que:

La inscripción de alumnos (según reglamento de nivel inicial art. 13 al 16/ anuario escolar resolución n° 11157-e/18)

El periodo de inscripción para ingreso a Nivel Inicial establecidos por Anuario Escolar arranca en noviembre.

- 1 al 8 inscripción de aspirantes a salas de 3, 4 y 5 años con hermanos en la institución.

- 15 al 22 inscripción de aspirantes a salas de 3, 4 y 5 años que pertenezcan al radio.

- 18-02 al 01-03 inscripción de aspirantes a salas de 3, 4 y 5 años en caso de existir vacantes.

Sin embargo ya instituciones públicas y privados pueden dar aviso, a esta altura, que NO HAY CUPO. Cuando en realidad los plazos no están vencidos.

Para Educación el sistema funciona perfecto. Lamentablemente la experiencia de los padres dice todo lo contrario.

En el Colegio Santa Teresita ayer le informaban a un padre que hubo 15 vacantes, que llamaron a los padres “del radio y que se hizo un sorteo”. La familia es vecina del Colegio, no fueron convocados, pero lo peor de todo es que la fecha para que eso suceda todavía no se concretó, según la normativa del Ministerio de Educación. ¿Mienten o simplemente demuestran que el sistema es discrecional?

En la Escuela Belgrano el cupo también está cubierto. Ellos recibieron las notas de aspirantes en octubre, pero según el Anuario recién deberían estar inscribiendo hermanitos. Y el sorteo ya se hizo y el cupo está cubierto.

Pero insistimos, para Educación el sistema funciona perfecto.

Otra mamá fue a consultar a la Escuela Pucarita la respuesta fue “Ay mamá prepárese para venir a las 5 de la mañana si realmente quiere el banco para su hijo”. Se sabe que la demanda es alta, pero si es por sorteo, por qué debería ir a hacer fila tan temprano?

Los docentes son trabajadores y a la altura del siglo que vivimos seguramente sabrá que en las casas trabaja más de uno, hacer este tipo de comentario demuestra la poca empatía que hay en la comunidad educativa.

La experiencia resulta desoladora. Se recorren para conseguir banco al menos cuatro escuelas, las respuestas son similares y la mayoría de los padres también averigua los ingresos a colegios privados no confesionales para asegurarse un banco para el año que viene.

La poca claridad demuestra que algo falla, sobre todo en la información.

Además, como dato anecdótico a esta altura quizás muchos padres no lo sepan. Si los niños no lograron inscripción deben pedir en el colegio elegido que los anoten en la lista de Excedentes


Esta es la recomendación de Educación “el padre acude a la Escuela elegida, solicita se lo anote en el Listado de Excedentes (Censo). El Director comunica y eleva el Listado de Postulantes excedentes a Supervisión de Nivel Inicial de ese contexto quien analiza el listado de excedentes para diseñar y proponer las alternativas de solución que corresponda (creación de cargo, derivación de postulantes, reorganización de recursos existentes, etc.)

La educación inicial en números

En total hay Treinta y tres (33) Jardines de Infantes en situación Urbana, JIN son cuarenta y dos (42) Situación Urbana (1 en contexto semi Rural) y escuelas con Jardines Anexos: 280.

De ese total 120 ofrecen servicio de Comedor escolar.

Son en total 1066 salas

El servicio de Nivel Inicial comprende salas de 3 ,4 y 5 años.

Aunque no todos los jardines tienen todas las salas, porque las obligatorias según la Ley de Educación N° 26206 y Ley N° 26061: Derecho al Educación – Derecho al Juego – es la de 4 y 5.

“Estas leyes promueven la igualdad de oportunidades y reconocen al niño como sujeto de derecho” afirman desde la Dirección de Nivel Inicial, aunque no se vea reflejado en las escuelas donde se escucharon respuestas como “somos autónomos”.

Según los datos del 2019, sobre un total de 402 escuelas públicas de gestión estatal, hay 367 jardines con salas de 4 años y la capacidad puede superar tranquilamente los 9.000 alumnos, ya que el año pasado se inscribieron 9.175.

Pero a los padres les falta información y al Ministerio aportarla, a los jardines y escuelas ser espacios de contención y a la autoridad competente controlar, tanto en el ámbito público como el más sensible como en el privado.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario