Trump consiguió avances en su promesa de lograr el desarme nuclear de Pyongyang, aunque sin plazos ni medidas concretas que permitan configurar una hoja de ruta o vislumbrar un calendario tentativo que varias potencias le exigen a Kim.

El jefe de la Casa Blanca también logró recuperar parte del espacio perdido como líder mundial durante la cumbre del G7 celebrada este fin de semana en Canadá, donde se retiró anticipadamente tras varios cortocircuitos con el resto de los socios del grupo en temas como el cambio climático y el pacto con Irán.

Kim, en tanto, dio la señal de haber dado un gran paso adelante en su objetivo de ser aceptado como un dirigente legítimo en la comunidad internacional.

El comunicado de cuatro puntos, publicado por la Casa Blanca, expresa el compromiso de Pyongyang a la "completa desnuclearización de la península coreana", mientras que Estados Unidos aportará garantías de seguridad al gobierno de Kim.

Ambos países se comprometen a colaborar en el establecimiento de un "régimen de paz duradero y estable" con vistas a la futura firma de un acuerdo que ponga fin formalmente a la guerra de Corea (1950-1953), cosa que Trump espera que ocurra "pronto".

El Gobierno norcoreano entregará los restos de antiguos prisioneros de guerra y desaparecidos en combate.

En la declaración no hay calendario ni hoja de ruta. Las medidas concretas para implementar estos objetivos deberán ser fruto de un proceso de negociación que quedó en manos del secretario de Estado, Mike Pompeo, y de las autoridades norcoreanas, además de técnicos y diplomáticos.

Trump insistió en que se mantiene el objetivo final de una desnuclearización completa, verificable e irreversible y subrayó que las sanciones se mantendrán mientras Corea del Norte mantenga sus armas.

"El estado de guerra sigue desde hace 70 años, pero pronto terminará", dijo el mandatario, que subrayó que "el pasado no debe definir el futuro".

En esta línea, Trump dijo que se acabaron las maniobras militares conjuntas de su país con Corea del Sur, que -aseguró- cuestan "un dineral" y son "una provocación", una declaración que descolocó a militares estadounidenses y surcoreanos.

La fuerza estadounidense en Corea del Sur, de casi 30.000 soldados, emitió casi de inmediato un comunicado en el que subraya que "no ha recibido instrucciones" sobre una cancelación de las maniobras.

En este sentido, indicó que seguirá adelante con las maniobras como está previsto, mientras el Gobierno de Seúl declaró que debe estudiar exactamente qué quiso decir Trump.

Kim se mostró muy satisfecho durante la ceremonia en la que se suscribió la declaración. "El mundo verá un gran cambio", dijo.

En términos simbólicos la cumbre cumplió con las expectativas depositadas en ella a la luz del enorme contraste con lo que ocurría hace sólo unos meses, cuando un conflicto nuclear parecía en ciernes.

Trump, que hasta hace poco describía a Kim como el "dictador más cruel", se aproximó luego a su rival, le estrechó la mano y le dijo: "Encantado de conocerle, señor Presidente".

Nunca antes un presidente estadounidense se había reunido con un líder del régimen comunista de Corea del Norte ni se habían mantenido contactos diplomáticos bilaterales.

Las dos naciones expresaron su deseo de refundar sus relaciones respondiendo al deseo de ambos pueblos de "paz y bienestar", afirma la declaración reproducido por agencias internacionales de noticias.

Trump anunció que quiere invitar a Kim a la Casa Blanca para continuar con las conversaciones, lo que constituye toda una victoria para el líder de un país aislado internacionalmente.

"Estamos orgullosos de lo que ocurrió hoy", dijo Trump, que tampoco descartó visitar Pyongyang "en el momento oportuno".

Ambos líderes posaron para la prensa frente a seis banderas de cada uno de sus países en el hotel de estilo colonial donde celebraron la cumbre.

Durante el histórico apretón de manos, que duró 13 segundos, los dos tenían aspecto tenso y serio, pese a lo cual Trump apoyó su mano en el hombro de Kim en un gesto amistoso.

El encuentro no estuvo exento de polémica porque Kim es considerado un dictador que además viola los derechos humanos y, según estimaciones del gobierno estadounidense, mantiene a entre 80.000 y 120.000 personas en campos de trabajo, muchas de ellas en condiciones inhumanas.

"Se habló de ello y se seguirá hablando en el futuro", dijo Trump al respecto de la situación humanitaria en Corea del Norte.

Trump se mostró convencido de que Kim quiere mejorar la situación en su país: "Creo que él quiere hacer las cosas bien", declaró.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Las más leídas

Encuesta

Argentina en el Mundial, ¿tenemos chance todavía?