La inusual ola de frío en el este de Estados Unidos está haciendo que las iguanas caigan, congeladas, de los árboles. Rígidas, con la cola en punta y las extremidades entumecidas, estos reptiles —animales de sangre fría— caen inmovilizados por la falta de flujo sanguíneo. No mueren, según ha precisado la Comisión para la Conservación de la Pesca y Vida Silvestre de Florida (FWC), y tras horas al sol su temperatura corporal se normaliza y vuelven a andar.

El ciclón invernal azota con frío ártico el este de Estados Unidos, donde las temperaturas han oscilado entre los 0 y los 4 grados centígrados, incluso en algunas áreas del sur de Florida. En este estado ha nevado por primera vez en tres décadas, lo cual está ocasionando dificultades también a los animales, particularmente a los manatíes, las tortugas y las iguanas.

“Esta es la escena en la piscina de mi jardín en esta mañana de cuatro grados en el sur de Florida: una iguana congelada", ha escrito en su perfil de Twitter el columnista del Palm Beach Post Frank Cerabino.

Embed

Otros usuarios de esta red social también han publicado fotos de iguanas congeladas, caídas de los árboles. "Oh, ustedes los del norte, con la nieve que les cae... aguanten", escribió una internauta. "Aquí en el sur de Florida tenemos iguanas congeladas cayendo de los árboles. ¡Traten de palearlas!", añadió.

Este es un comportamiento normal en las iguanas, según ha explicado Sarah Lessard, portavoz de FWC. "Cuando las temperaturas bajan a los cuatro grados, las iguanas verdes se pueden quedar inmóviles por la falta de flujo sanguíneo. Las iguanas grandes se vuelven muy lentas e incluso caen de los árboles cuando las temperaturas son inferiores a 10 grados", ha señalado Lessard.

"A medida que se calienten, comenzarán a moverse de nuevo", ha dicho la portavoz este viernes. De hecho, horas después de su primer tuit, el presentador Frank Cerabino compartió un nuevo mensaje en el que la iguana congelada al borde de su piscina se aleja caminando tras haber recuperado su temperatura corporal por haber estado expuesta al sol.

"Alentamos a la población a no rescatar a las iguanas congeladas llevándolas a sus casas. Son animales salvajes y pueden intentar defenderse", advierte Lessard. La iguana es una especie invasiva en Florida, según la FWC, que no cuenta con datos sobre el número estimado de ejemplares en Florida.

También docenas de manatíes están buscando calor en las aguas tibias cercanas a una planta de la autoridad eléctrica de West Palm Beach, según fotos publicadas en Twitter por la reportera de la CBS Matzine Bentzel. La FWC también ha advertido a los ciudadanos de que pueden hallar tortugas inmóviles, pero que no deben darlas por muertas. Como las iguanas, eventualmente recuperarán el calor corporal.

visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario