Fernando Pastorizzo (20) fue hallado ayer sin vida al lado de su motocicleta y con todas sus pertenencias intactas, cerca de las 5 de la madrugada el 30 de diciembre. Según los primeros datos de investigación, el joven recibió dos disparos efectuados con una pistola calibre 9 milímetros, uno de los cuales ingresó en la zona del corazón con orificio de salida en la espalda. Además, se encontró una vaina servida y un proyectil sin utilizar, mientras que se confirmó que los disparos fueron efectuados a corta distancia.

Según fuentes policiales, el episodio fue descubierto cuando un remisero que pasaba por el lugar observó el cuerpo tirado en la calle y con el rostro cubierto de sangre, por lo que alertó a los investigadores. El conductor contó que observó la moto caída "y al lado un muchacho en el suelo y otra persona agachada que supuestamente lo estaba ayudando".

El viernes por la mañana, casi al mediodía, su novia Nahir Galarza (19) se levantó de su cama. Se preparó el desayuno y después de unos minutos tomó el teléfono celular. Eligió una foto de ella junto a su novio, Fernando Pastorizzo, y decidió publicarla en una red social con una frase contundente: "Te amo para siempre".

Nahir, hija de un policía local de nombre Marcelo Galarza, declaró en principio como testigo ante los fiscales por haber sido la última persona que lo vio con vida y hasta se despidió de la víctima a través de redes sociales con un macabro mensaje. Por la noche la joven se apersonó en la comisaría junto con su abogado defensor para entregarse. "Basta, fui yo, fui yo, fui yo, quítenle la responsabilidad a mi padre y a mi familia", afirmó la chica.

Si bien aún no están claros los motivos del crimen y circularon por redes sociales múltiples versiones de jóvenes que los conocían sobre una relación conflictiva, el fiscal de la causa, Sergio Rondoni Caffa, aseguró que más allá de la propia declaración de la joven, hay evidencia suficiente para asegurar que Nahir Galarza fue la autora.

"Tengo el arma, tengo registro fílmico de una salida de ella a un par de cuadras, gente que la vio salir, el remisero que vio dos personas, gente que me confirma que antes de que suceda el hecho la persona que estuvo con la víctima fue ella", manifestó el fiscal. "Tengo un círculo que me permite decir que estoy ante la autora aunque la confesión no relega pruebas".

Galarza, quien tras confesar el crimen había sido internada en la sala 1 de Psiquiatría del Hospital Centenario por su estado de shock, recibió este martes el alta psiquiátrica y fue alojada en una celda de la Comisaría del Menor y la Mujer. Allí permanecerá al menos por 60 días, según resolvió el magistrado. La medida puede ser prologada cumplido ese lapso en caso de que continúe la tarea de investigación del fiscal, Sergio Rondoni Caffa.

De esta manera, el juez rechazó un pedido de excarcelación presentado por la defensa de la chica. Al salir de la audiencia, Biré explicó que tomó este decisión porque "hay riesgo de fuga y de entorpecimiento de la investigación".

Al ser consultado sobre esto último, el juez explicó que existe la posibilidad de que la chica "intimide a un testigo o esconda algún elemento de prueba" de la investigación.

Otra medida que tomó el juez, a pedido del fiscal, fue impedir que la joven detenida tenga acceso a las redes sociales y a servicios de mensajería instantánea. "Creemos que esos son medios por los que puede entorpecer la investigación, comunicándose con un testigo o un amigo", explicó Biré.

Más temprano, Marcelo Galarza, padre de la chica y dueño del arma que terminó con la vida de Pastorizzo, habló por primera vez y aseguró que su hija "no es un monstruo".

FUENTE: Infobae
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario