Opinión.. 

Culpable se necesita

Columna de opinión del CPN, Alberto Siufi.

Por  CPN Alberto Siufi

El esquema diseñado por Cristina le pareció perfecto a su autora, un candidato como Alberto que ablande su figura, que le traccione votos del centro derecha que a ella le resultaban esquivos, con eso de poquito alcanzaba para ganar, claro la otra gran parte la aportaba Macri con su soberbia y su ceguera política, hasta hoy Mauricio parece no reconocer lo que ya Cristina si hizo, jamás ninguno de los dos podrá ser elegido de nuevo Presidente, salvo por supuesto que los candidatos sean ellos más Milei, ahí si tienen chances los dos, en ese caso los que no tendríamos ninguna chance seríamos nosotros los argentinos, se haría realidad la máxima de que la salida de Argentina sería Ezeiza.

Cristina Fernández de Kirchner pareció encontrar su formato ideal, un presidente obediente y servil que con un poco más a menos de demora hacia lo que le imponían, tenía la paciencia de un monje para tolerar todo tipo de humillación sin revelarse, pero si las cosas salían mal como lógicamente iban a salir tenían a quien echarle toda la culpa.

Cristina nunca entendió los motivos que generan la inflación, hasta hace 2 semanas pedía expansión del gasto público, claro, era fácil dogmatizar y señalar con el dedo acusador cuando tenía a un Martin Guzmán para echarle la culpa, todos ya lo ven sin nada de poder real y Cristina no tiene otra que sostenerlo para que su depresión no llegue a límites insostenibles, cuando la jefa lo chicaneó con el teléfono, Alberto demoró 7 días en reaccionar, hasta hoy no entiende por qué lo sometieron a tamaña humillación.

En todas estas situaciones el kirchnerismo siempre supo salir de la misma forma, escapar hacia adelante, repartir culpas, construir un relato que un tercio de la gente compra sin chistar, trabajar la instalación de ese relato con medios afines de la manera más impúdica como supo hacerlo Macri también y atacar a Mauricio desde todos los ángulos.

Hasta acá nada distinto, el problema es que este 2022 no es el mismo del 2020 , tampoco del 2010, el país es otro y la gente desesperanzada ya no compra cualquier buzón, 31 meses de gestión hace poco creíble el A pero Macri, la

inflación y la pobreza exigen otra respuesta, la gente sabe que Alberto no es Cristina, pero también sabe que a Alberto lo trajo Cristina, el que trajo al borracho que se lo lleve fue la metáfora de Sergio Berni, hoy Cristina no puede desentenderse de Alberto, pero esta vez el panorama no admite dislates, hay medidas para tomar ya y no parece existir ninguna chance de patear los temas para adelante y que se lo banque el que viene que a esta altura pocos dudan que no será del Frente de Todos.

¿Cuáles son esos temas?, poner plata en el bolsillo de la gente como siempre hoy imposible, el SBU que hace poco militaba Cristina y Máximo hoy no saben como desactivar el debate, no hay cómo financiarlo sin emisión ya que tomar deuda es imposible, este tema la enfrenta a Cristina con las Organizaciones Sociales, muchas de ellas amigas y funcionales hasta 15 días atrás .

La inflación es un tormento, ya superó lo peor de la era Macri pero no de lo que viene, julio y agosto serán récord que pondrá al país en la proyección de tres cifras anuales, Silvina Batakis habló de gastar lo que se tiene, se vienen tiempos durísimos en materia de conflictos sociales, para colmo de males fluyen medidas judiciales donde muchos dirigentes están fuertemente comprometidos por delitos de asociación ilícita, extorsión y estafa, difícil olvidar el discurso de Cristina denunciando esto y hablando de terciarización, Alberto Fernández resultó patético intentando defender lo indefendible cuando lo visitaron las organizaciones, en realidad ya tiene poco valor lo que diga Alberto.

Hoy el Banco Central de la República Argentina (BCRA) no tiene reservas, la falta de dólares es desesperante como reconocieron desde economía, el problema es que sucede en medio de un cepo tiendo a las importaciones que ya empieza a frenar la actividad productiva, pero lo que no se puede parar es la compra de energía, el drama del gas y del gasoil están en su peor momento y requieren una sangría de dólares que no se pueden evitar y que restan reservas al Central.

El cambio de Ministro lejos de traer paz profundizó los problemas, el mercado reaccionó en contra, cayeron los títulos, las acciones, subió el riesgo país a niveles récord, los dólares por los 300 pesos, todos los bonos a precio de default hasta el punto que están en la mira de los fondos buitres que ya creen ver un horizonte de reestructuración.

Alberto Fernández elevo la deuda a niveles superiores de Macri y de Cristina, el verso ya no lo compra nadie, la deuda cuasi fiscal a la cual nadie la tiene en cuenta hoy esta en niveles impagables, las leliqs ya llegan a 7 billones, hoy significan 300.000 millones de interés por mes que alimenta la emisión para pagarlos a los bancos, para tomar dimensión podemos decir que el SBU está estimado en 250.000 millones hasta fin de año, mucho menos que un mes de interés de leliq, sin embargo habrá movilizaciones porque no se puede pagar. Que lejos quedó Alberto cuando decía que con los intereses que no iba a pagar le subiría las jubilaciones a los abuelos.

El problema es que ahora Cristina se dio cuenta que ya no puede desentenderse, Raúl Belliboni le recordó públicamente que forma parte de este gobierno, por orden de Cristina se reúnen con Alberto y Sergio Massa pero en silencio, no puede saberse de que se habla, el ridículo en su máxima expresión, la agenda de Alberto parece ser secreto de estado pero la gente hoy se harto de todo, transitamos un momento muy difícil, al presidente ya nadie le reconoce ninguna autoridad, el golpe de estado parece haberse consumado, la crisis económica no soporta ninguna dilación, deberán tomar medidas y definiciones poco amigables, llegó el momento del ajuste algo que el kirchnerismo no quiere reconocer, en medio de esta crisis no habla Alberto, Cristina ni Máximo, el barco está a la deriva y la única que adquiere centralidad es una Ministra a la cual el mercado le dijo no, a Cristina Fernández de Kirchner no le queda otra que hacerse cargo , el problema es que hoy como nunca no tiene a quien culpar .

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: