Opinión.. 

"Dime tu generación y te diré cómo eres"

Columna de opinión por la Lic. en Psicología Berenice Ruesjas.

Por  Lic. Berenice Ruesjas

Hoy les traigo un tema bastante controversial porque si bien los datos no son científicos, lo que me interesa es la reflexión que me permite hacer.

Probablemente escucharon o sintieron hablar mucho de los “Millennials”; generación de jóvenes que pareciera que lo único que saben hacer, es tener todo el día el celular en sus manos, ¿será que a todos nos pasa? ¿Será que todos somos “Millennials”?

¡Alto! A no preocuparse o alarmarse de antemano que despejamos sus dudas y luego de estas líneas, sabrán qué generación son y cómo funcionan y para eso tomaremos la época en que nacieron y las características históricas de las mismas, las que tendrán que buscar en su memoria porque sino esto se hace eterno.

Sin más vueltas, comencemos desde la generación de los nacidos entre 1946-1964 (siempre será aproximadamente) los denominados “Baby Boomers”. Digamos que hoy estas personas se las pensaría como las que toman seriamente su trabajo como eje de sus vidas, prefieren la estabilidad y serían bastante conservadores a la hora de conformar sus familias y preservarlas numerosas y unidas.

La siguiente sería la “Generación X”, aquellos que nacieron entre 1965-1980 y serían personas que pasaron a tomar el trabajo como una parte importante, pero ya no esencial de sus vidas porque también dan importancia a las actividades recreativas y a disfrutar de las familias, de paseos y viajes.

Acá me detengo para que veamos que ambas generaciones tienen similitudes, quizás una vendría a ubicarse en lo que solemos decir como estructurados, mientras que la otra va logrando amoldar esas estructuras para mejor, cambiando perspectivas de vida. Pero nos pongamos a pensar que muchos lectores probablemente estén notando que hablo de ellos mismos, o quizás de sus padres, tíos o abuelos y ahora va lo interesante.

Los “Baby Boomers” o “Generación X” frente al uso de las tecnologías enfrentan un gran desafío de adaptación que marca mucho el estilo de crianza y la manera en que se relacionan con sus hijos, sobrinos o nietos. Ambos lograron hoy adaptarse al uso de las herramientas informáticas y dispositivos electrónicos, pero seamos sinceros, aún optan por los libros, las compras presenciales y las visitas bancarias eternas. Mi intención no es ofenderlos, es que comprendamos que están marcados por otros estilos que lógicamente en este mundo globalizado, a muchos les cuesta funcionar con cierta agilidad.

Entonces llegando al centro de la cuestión, notarán que las personas de estas generaciones enfrentan un gran desafío a la hora de acompañar a las siguientes generaciones porque existe una especie de corte y cambio entre pensamientos y creencias que han dado un giro enorme y han afectado la manera de vincularnos y funcionar socialmente.

Mi afirmación se centra en que, si miramos ahora a la siguiente generación, que algunos dicen que sería la más cuestionada la “Generación Y” los nacidos entre 1980-2000 más conocido como los “Millennials”, los que no pueden vivir sin tecnología ¿Ahora entienden lo de cuestionados?

Aclaremos que no son los adolescentes de hoy, pero sí son los que nacieron con el auge de la tecnología y crecieron con ella, aprendieron a encontrar la información ya no en los libros, a realizar sus tareas con las computadoras y ni hablar de la iniciación en los videojuegos. Esto es lo que los hace personas digitales, conectadas a las redes permanentemente con una característica diferente en valores y creencias. Es una de las generaciones más controversiales porque dieron el giro a las prioridades, siendo que ya no buscan un trabajo para toda la vida, sí son muy autoexigentes, pero buscan la superación y sobre todo el bienestar personal.

Así que con estos datos podrán ir imaginándose cómo se presenta el choque generacional entre un padre que quiere criar un hijo con cierta estructura, y un hijo que nace queriendo romperlas y cambiárselas. Pero mirando un poco más, qué pasa cuando nos ponemos a mirar a los “Millennials” criando a sus hijos. ¡A no asustarse! Algunos intentarán hacer su mejor trabajo, pero estoy segura que la puesta de límites es la parte que más les cuesta.

Ahora continuando y también terminando porque ya se nos acaban los años, tenemos a la generación “Z” o “Centennials” los nacidos entre 2000-2010 que son realmente nativos digitales, pero que utilizan de otra forma la tecnología, permaneciendo mucho en el uso de redes sociales, suelen exponerse y exponer información sin límites y son los hijos, sobrinos o nietos que hoy se los observa sobrepasados de información y también adictos a los videojuegos.

Y luego viene la “Generación Touch”, “T” o “Alfa” los nacidos en 2010 y que continúan naciendo, que serían los niños y preadolescentes que utilizan su dedo índice hasta para cambiar el canal de la TV, pero lamentablemente no contamos con dispositivos tan novedosos en nuestros hogares. Estas personitas estarían siendo hoy un gran desafío para la crianza, para los padres, tíos y abuelos, porque vienen completamente incorporados a las computadoras, celulares, tablets, consolas, etc. Y si nos detenemos a mirar traen un cambio radical en creencias, valores, ideales, ideologías las cuales se venían gestando con anterioridad, pero que actualmente han tomado gran fuerza.

Sin más que decir porque todo está descrito, les dejo la tarea de mirarse en qué generación se encuentran y aceptar cómo fuimos criados, cómo estamos criando, sabiendo que este mundo está globalizado, y nos exige grandes cambios o al menos adaptarnos a que no todos pensarán igual, pero la tarea está en conocernos y conocer al otro, porque sabiendo qué generación soy, sabré cómo actuar con los que están cerca, creciendo y desarrollándose, y así intentar guiar su camino de la mejor manera que se pueda.

Berenice Ruesjas
Lic. en Psicología MP 330
Instagram: @licbereruesjas

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: