Salud.. 

Un compuesto del café ayuda al bienestar y combate el envejecimiento

Expertos españoles descubrieron que el harmol, que forma parte del grupo de las beta-carbolinas, potencia el rendimiento del tejido muscular esquelético.
Por  Redacción de TodoJujuy.com

Un estudio dirigido por el Instituto Imdea Alimentación ha revelado que el harmol, un compuesto de la familia de las betacarbolinas que se encuentra en el café, tiene la capacidad de mejorar la función del músculo esquelético y ciertos parámetros metabólicos relacionados con la calidad de vida en el proceso de envejecimiento.

Los hallazgos indican que el harmol podría ejercer una influencia positiva en los parámetros metabólicos y contribuir a la disminución de la fragilidad ósea en el organismo humano.

image.png

El Instituto Madrileño de Estudios Avanzados en Alimentación, junto con investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria de España, lideraron un estudio que fue publicado en Nature Communications. En este trabajo, los científicos evaluaron la prolongación de la esperanza de vida en dos modelos de invertebrados y observaron que el tratamiento también mejoró la tolerancia a la glucosa, la sensibilidad a la insulina y redujo la acumulación de lípidos hepáticos en un modelo de prediabetes.

Por último, en cuanto a las alteraciones neuromusculares, se pudo notar una disminución significativa de la fragilidad en animales ancianos tratados con harmol, una betacarbolina que se encuentra presente en diversos alimentos como granos de café, carnes, pescados, cereales y hojas de tabaco. Las dosis utilizadas en el estudio no mostraron toxicidad alguna y tuvieron escasos efectos sobre el sistema nervioso central, lo que concuerda con su limitada capacidad para atravesar la barrera hematoencefálica y, en consecuencia, llegar al cerebro.

image.png

Envejecimiento muscular y colapso energético

El proceso de envejecimiento del músculo está relacionado con una disminución en la capacidad energética, que se debe a un cambio en la función de la mitocondria, uno de los componentes celulares más importantes, ya que es el encargado de generar la energía necesaria para las células.

El mal funcionamiento de las mitocondrias resulta en la manifestación y avance del deterioro funcional vinculado a la sarcopenia (pérdida de masa y fuerza muscular que se presenta durante el envejecimiento) y al síndrome geriátrico de la fragilidad, que afecta a más del 33% de la población mayor de 80 años.

La fragilidad se define por una disminución en la habilidad para afrontar desafíos menores, impactando las actividades cotidianas y reduciendo la independencia de quienes la experimentan, lo que aumenta el riesgo de discapacidad, hospitalización y mortalidad.

image.png

Un individuo anciano y frágil, en comparación con uno robusto, enfrenta una mayor probabilidad de volverse dependiente y se fatiga más fácilmente debido a la disfunción de sus mitocondrias, que pierden su capacidad para generar energía. La disfunción mitocondrial relacionada con la edad puede ser influenciada mediante diversas intervenciones destinadas a preservar la salud de las mitocondrias.

Estos enfoques se fundamentan en la generación de un leve estrés en las mitocondrias, lo que provoca una respuesta coordinada entre el núcleo y estas orgánulos, lo que a su vez conduce a una mejora en el rendimiento mitocondrial. El harmol desencadena vías de señalización en las células que finalmente tienen la capacidad de optimizar las mitocondrias y los factores metabólicos vinculados con la calidad de vida durante el proceso de envejecimiento.

“Es un mecanismo muy parecido al que activan la restricción calórica o el ejercicio: hacen trabajar a la mitocondria de una manera controlada, y eso las hace más fuertes”, puntualizó el investigador Luis Filipe Costa-Machado, primer autor del artículo.

image.png

El líder del proyecto, Pablo J. Fernández-Marcos, también resaltó otro aspecto relevante del estudio: “Con el harmol hemos descubierto que este efecto de mejora mitocondrial lo llevan a cabo las células mediante mecanismos parecidos a los que nos hacen sentir más felices, ya que comparten las mismas proteínas diana. Esto abre un campo de investigación muy interesante sobre la asociación entre el estado psicológico y el envejecimiento”.

La doctora Gómez Cabrera, de INCLIVA, resalta la trascendencia de este tipo de investigaciones destinadas a contribuir a un envejecimiento saludable.

“Hemos conseguido aumentar la expectativa de vida más en los últimos 100 años que en los 2.000 años previos, especialmente en nuestro país, que se sitúa junto a Japón y Suiza como el tercer país con una mayor longevidad. Sin embargo, el envejecimiento de la población es también un gran reto porque no hemos sido capaces de alargar la expectativa de vida con buena salud. Se calcula que actualmente pasamos un 20% de nuestra vida enfermos. De hecho, el principal factor de riesgo para casi todas las enfermedades crónicas es el envejecimiento”, especificó la especialista.

En el estudio, liderado por el Grupo Biopromet de Síndrome Metabólico del Instituto Imdea Alimentación en Madrid, participaron diversos equipos de investigación internacionales. En representación de Incliva, colaboraron los doctores José Viña y María del Carmen Gómez Cabrera, quienes coordinaron el Grupo de Investigación en Envejecimiento y Ejercicio Físico y el Grupo de Investigación de Ejercicio y Nutrición y Estilo de Vida Saludable, respectivamente.

image.png

Tanto el Dr. José Viña como la Dra. María del Carmen Gómez Cabrera son investigadores de Ciberfes (Centro de Investigación Biomédica en Red de Fragilidad y Envejecimiento Saludable) perteneciente al Instituto de Salud Carlos III. Además, ejercen como catedráticos de Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universitat de València (UV) y forman parte del grupo Freshage, Age and Exercise Research Group, de la UV, bajo la dirección del Dr. Viña, cuyo enfoque se centra en investigar estrategias de intervención para asegurar un envejecimiento saludable.

También ha formado parte del equipo Esther García-Domínguez, una estudiante predoctoral del Grupo de Investigación de Ejercicio y Nutrición y Estilo de Vida Saludable. Durante el desarrollo de este estudio, las unidades de estabulación y el equipamiento adquirido mediante los fondos FEDER, en línea con la estrategia de la comunidad valenciana para la investigación en envejecimiento y fragilidad, han sido elementos esenciales.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: