Diego Maradona alzó tres copas con la camiseta celeste y blanca. En 1979, en el estadio Nacional de Tokio, como capitán del equipo Sub 19 que conquistó el segundo Mundial juvenil de la historia; en 1986, en el Azteca de México, como líder de la segunda Copa del Mundo de Argentina; y el 24 de febrero de 1993, en Mar del Plata, luego de vencer a Dinamarca por penales (5-4) y quedarse con la segunda y última edición de la Copa Artemio Franchi. Este sábado se cumplen 25 años de aquel éxito del equipo de Alfio Basile. El último de Diego y una de las últimas cosechas de Argentina.

Artemio Franchi fue un dirigente italiano, presidente de la Federación de su paìs, de la UEFA y vicepresidente de la FIFA. En 1983 falleció en un accidente de tránsito. Por eso, la FIFA organizó un partido entre el campeón de Europa (Francia, 1984) y de América (Uruguay, 1985) para poner en juego la nueva copa. La primera edición la ganó Francia, que derrotó 2-0 a Uruguay, en París, el 21 de agosto de 1985. Ese partido lo dirigió el árbitro argentino Abel Gnecco. En 1989 la FIFA no auspició el encuentro entre Brasil y Holanda y recién la segunda edición se disputó en la Ciudad Feliz hace 25 años.

Alfio Basile había sido designado técnico de la Selección en enero de 1991. El debut se produjo el 19 de febrero ante Hungría (2-0) en Rosario. A partir de allí construyó un largo invicto, que aún sigue siendo récord en la historia del seleccionado. Ganó la Copa América en Chile, en 1991, la Copa Kirin en Japón y la Rey Fahd en Arabia Saudita en 1992. Y llegó al choque con los daneses con una racha de 22 partidos sin derrotas (14 victorias y 8 empates), además de otros dos partidos considerados de categoría "B" por la FIFA, contra Resto de América (2-1) y contra Resto del Mundo (3-0).

Dinamarca, en tanto, había dado el batacazo en Europa. No se había clasificado para la fase final en Suecia. Pero Yugoslavia fue excluida debido a la Guerra de los Balcanes y su lugar fue ocupado por el equipo danés, que en la final venció 2-0 a Alemania. La mayoría de los campeones llegaron a la Argentina.

El Coco Basile puso estos once de arranque ante los daneses: Sergio Goycochea; Néstor Craviotto, Jorge Borelli, Sergio Vázquez y Ricardo Altamirano; Diego Simeone (la gran figura del partido), Alejandro Mancuso, Maradona y Leonardo Rodríguez; Claudio Caniggia y Gabriel Batistuta. Luego ingresaron Julio César Saldaña y Darío Franco. En el banco quedaron Luis Islas, Néstor Gorosito y Alberto Acosta. Se adelantó Dinamarca con un gol de Craviotto, en contra, a los 12 minutos e igualó Cani a los 30, ambos de la primera etapa.

Se vendieron 34.683 entradas (hubo unas 40 mil personas) y se recaudaron 755.000 pesos/dólares (plena época de convertibilidad). Tras los 120 minutos, fueron a los penales: Elstrup, Maradona, Molby, Batista, Brian St. Nielsen, Simeone, Vilfort (atajó Goyco), Mancuso, Laudrup, Caniggia (atajado), Goldbaek (otra vez Goyco) y Saldaña. Argentina ganó 5-4 y se quedó con la Copa.

Francesco Franchi, hijo del fallecido dirigente, le entregó al tesorero de la AFA, Julián Pascual, una réplica de la Copa, que aún se exhibe en las vitrinas de la sede de la calle Viamonte.

La Copa Artemio Franchi no volvió a disputarse de manera oficial. Hubo un intento de reeditarla para marzo de este año, un cuadrangular en Milan entre Argentina, Chile, Portugal y Francia, pero no llegó a concretarse.

FUENTE: Clarín

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario