Juan Martín Del Potro volvió al circuito en un ambiente casi ceremonial, muy alejado del clima de pasión que se vivió en la que había sido su última presentación, en el Abierto de los Estados Unidos, donde llegó a la final acompañado por un nutrido grupo de amigos y cientos de argentinos en las tribunas.

Tomó el control del marcador en el quinto game, cuando quebró por primera vez el servicio de su rival, se puso 3-2 arriba y espantó los fantasmas que habían aparecido en el cambio de lado anterior, cuando pidió asistencia médica.

La gran respuesta de su saque fue clave en este regreso: metió un 73% de sus primeros servicios, con el que ganó 38 de los 44 puntos en juego (un altísimo 86%).

Tuvo una primera oportunidad de cerrar el primer set cuando sacó 5-4, pero ahí mostró su único bache del partido y el español le quebró el saque y se puso 5-5. Pero Delpo asimiló el golpe y devolvió gentilezas: nuevo quiebre y esta vez sí, contundente con su servicio ganó el duodécimo game en 15 y se llevó el primer parcial por 7-5.

El segundo tiempo fue casi un monólogo del tandilense. Rompió de entrada el saque de Ramos Viñolas y luego administró la ventaja a voluntad. Volvió a quebrar para ponerse 5-2 y luego cerró con la contundencia de un top.

Su próximo rival será el ruso Karen Khachanov, quien viene de ganarle en el debut al estadounidense Sam Querrey por un doble 6-4. El historial entre ambos marca que esta temporada ya se vieron las caras un par de veces, ambas con victoria del argentino.

FUENTE: Clarin
visitimg

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Deja tu comentario