Durísimo.. 

El reclamo de la nieta de Susana Giménez: "Me echó"

La relación entre Susana Giménez y Lucía Celasco está más dura que nunca. La convivencia entre ambas hizo explotar todo.

La difícil convivencia entre Susana Giménez y su nieta, Lucía Celasco, quedó más expuesta que nunca: mientras la diva recorre Miami junto a Marley para su programa, comenzó relatando la complicada relación entre ambas al vivir juntas y hasta se cruzaron al aire.

En el recorrido del programa del viajes, Susana y Marley visitaron el local de ropa de Miami donde trabaja la hija de Mercedes Sarrabayrouse y abuela y nieta tuvieron un fuerte cruce.

Susana Giménez comenzó relevando el detrás de escena de la búsqueda de departamentos para su nieta de 27 años: "Acá no conseguís algo alquilado fácil; a Lucía, por ejemplo, yo le digo que no se alquile algo de 4.000 dólares por mes porque lo tiene que pagar ella; yo quiero que se vaya de casa, y no se va".

Y también contó por qué no ve las horas de que Lucía Celasco encuentre un lugar: "En mi casa hay un sillón cama, que lo abre y nunca más lo cierra hasta el día en que se va; no cuelga la ropa, es tremendo, su placard son las valijas y encima me quemaron la pava francesa con un amiga".

El drama de la pava francesa

La historia de la pava francesa se volvió viral después del relato de Susana Giménez. Según contó la conductora antes de ver a su nieta, Lucía Celasco y su amiga dejaron la pava puesta "con en el gas de acá que calienta en un minuto, y se fueron un poco más hasta Buenos Aires".

Cuando se encontraron con la chica en el local que tiene en Miami, Susana le tiró: "Lucía, ¿estás trabajando? No puedo creer, me da una cosa en el corazón. ¡Trabaja!".

Entonces, Marley le preguntó a la chica: "¿Te mudaste para Miami al final?", y ella, después de dudar, confesó: "Estoy durmiendo en un colchón acá atrás porque me echaron".

"A lo que Susana respondió: "No, yo jamás la eché, nosotras hicimos un trato porque yo le compré un departamento en Buenos Aires que todavía no terminó de decorar, y hace un año que se lo compré ya. Es un departamento normal, no es algo que vos digas que es gigante, pero ella necesitaba capital para remodelar y le dije: ‘Yo te doy todo esto, pero en casa no vivís’, y ella aceptó el trato".

El tema se desató cuando Lucía Celasco llegó a Miami y se instaló en lo de su abuela: ahí empezaron los problemas de convivencia. "Yo acababa de cambiar las alfombras blancas en mi casa, que eran blancas antes de que ella fuera con sus amigas", dijo Susana y, cuando volvió a traer el tema de la famosa pava francesa, Lucía dijo: "Era la pava más fea que vi en mi vida".

Y para rematar, mostró fotos del desorden en el cuarto donde se había quedado la chica en su casa. "La valija es como su placard: abre y va sacando y tirando por todos lados, queda todo en el piso tirado". Y su nieta se defendió: "Como no tengo casa, porque me decía que me vaya, que no sé qué... No desarmo la valija".

Al final, con un chiste de Marley, al menos entre conductores, todo fue risas.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
Comentarios: