¿Ficción?. 

Luis Miguel y Alejandro Asensi, una amistad rota por Michelle Salas

Luis Miguel y Alejandro Asensi, ex manager del cantante, se pelearon ya que se cree que él mantuvo un amorío con la hija del Sol.

Luis Miguel y Alejandro Asensi fueron amigos por mucho tiempo y en la serie del cantante, en el sexto capítulo se exploró su relación y su amistad. Mauricio Ambrosi, personaje inspirado en Asensi, ex manager del cantante, se acerca más a la hija del artista y esto a Luismi no le gusta nada.

En la ficción, el cantante se encuentra irritado por los gestos que tiene Mauricio para con su hija, Michelle, de 18 años. El manager se pone en modo protector con la joven, como ir a buscarla a una fiesta que se salió de control o prestarle su abrigo para que no tome frío.

Luis Miguel se da cuenta de la nueva actitud que tiene su amigo con su hija y le advierte que “escúchame bien. Su padre soy yo, que no se te olvide eso”, escena interpretada por Diego Boneta y Fernando Guallar.

En la vida real, la relación entre el músico y su manager llegó a su fin en la época de los 90´, no solamente por el romance con su hija sino también por algunos malos manejos de su carrera.

Ellos se conocieron gracias a la excelente relación que existió entre sus padres, Luisito Rey y José Asensi Blasco. A los seis años iban juntos al colegio pero cuando Luismi se mudó a México, los amigos se separaron pero cada vez que el artista viajaba para España se juntaban y Alejandro lo acompañaba en sus conciertos y entrevistas.

En 2008 se desató una polémica ya que varios medios destaparon el romance entre Michelle y Alejandro a través de unos mails que ambos se mandaban. En esos correos la joven le escribió que ““nunca me arrepentiría de nada. Entiendo que te preocupes por mi papá, pero a mí no me preocupa”, a lo que el ex manager respondió que “por más que uno piense que puede manejar las cosas y que las tiene bajo control, cuando menos lo piensas más se van de las manos. A mí me ha pasado eso contigo”.

image.png

A finales de ese mismo año, rumores indicaban que Michelle estaba embarazada pero la noticia fue desmentida por ella. De todas maneras, ese episodio terminó la relación de amistas entre Luis Miguel y Asensi, aunque también había malos manejos financieros de Alejandro.

image.png

Todo empezó cuando Luis Miguel y Asensi fundaron la productora musical Lion Enterprises, la cual es descrita como “una máquina de hacer dinero; a través de ella se canalizaban los ingresos por las giras, las ventas de discos y eventos” ycuyas ganancias, que alcanzaban cifras de hasta USD 50 millones, eran repartidas a Asensi al 10 por ciento.

Tras el escándalo de Michelle, Luis Miguel comenzó a sospechar de que algo no iba bien en el manejo de sus finanzas y encargó una auditoría en la que comprobó lo que temía: “Luis Miguel dijo a un íntimo amigo suyo que su mayor decepción fue comprobar los resultados de una auditoría que había encargado”, escribió el periodista León Herrera.

El cantante comprobó lo que temía, dejó de dirigirle la palabra aunque no lo despidió hasta 2011. La revista Quien aseguró que “la relación escandalosa con Michelle Salas sería el primer paso del adiós precipitado, y los números, el segundo y definitivo”.

Luego de su pelea con su amigo y ex manager, medios indicaron que Luis Miguel no era el mismo y “de ser una persona exigente por la responsabilidad del cargo pasó a ser una persona explosiva, altiva y sarcástica en muchos aspectos, también con el equipo de trabajo e, incluso, llegó a tener ausencias e incumplimientos que hasta ese momento no había tenido, faltando a citas establecidas”.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: