Imperio. 

Afirman que los Incas llegaron a Jujuy en el siglo XV

La investigación del CONICET detalla que los incas llegaron al país en 1420, mucho antes de lo que se creía, y que Jujuy fue la puerta de entrada.

Según una investigación realizada por especialistas del CONICET, los incas y su el imperio ingresaron por Jujuy y estuvieron varios años, para luego avanzar hasta Mendoza.

Los incas fueron el imperio más extenso de América, y extendieron su frontera en el territorio argentino en un lapso de 50 años desde el inicio del siglo XV, en una expansión que comenzó en nuestra provincia, según el relevamiento de todas las dataciones por radiocarbono en 76 sitios arqueológicos de ese origen en siete provincias del país, entre ellas Jujuy.

El estudio del CONICET contradice a la teoría del arqueólogo y antropólogo estadounidense John Howland Rowe que aseguraba que los Incas habían entrado por Jujuy en el año 1471 durante el reinado de Túpac Yupanqui, el décimo soberano del Imperio

La expansión se produjo en tres etapas. “No fue un avance monolítico. De Jujuy a Mendoza hay 1300 km… ¡Es imposible que un proceso imperialista en esa época fuera instantáneo!”, le dijo a Infobae el autor del estudio, Alejandro García, investigador del CONICET en el Centro de Investigaciones de la Geósfera y la Biósfera (CIGEOBIO), que depende de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ).

Para García el avance incaico empezó en Jujuy hacia 1420 y luego de afirmar su dominio, continuó años después en Salta y se proyectó hacia Catamarca y Tucumán. El trabajo del CONICET indica que el avance habría culminado en Mendoza y San Juan, aunque se infiere que allí habrían ingresado también desde Chile.

Datos en Jujuy y el resto de Argentina

El trabajo publicado por Antípoda, una revista de Antropología y Arqueología, revisó todos los registros publicados de dataciones con radiocarbono en sitios arqueológicos atribuidos a los Incas en territorio argentino y clasificó las fechas determinadas según la cantidad y calidad de la información contextual.

El análisis de 176 dataciones procedentes de los 76 sitios, desde Cerro Colorado en Jujuy hasta el Alero Ernesto en Mendoza, reveló que solo el 16% de los datos tenían el máximo nivel de confianza, y que la mayoría de ellos son procedentes de Jujuy, mientras el 20% tenía una calidad intermedia. El resto, baja.

“En muchos casos no se consignaba si el material datado era, por ejemplo, un hueso o un fragmento de madera”, puntualizó otro de los coautores, Pablo Ochoa, investigador del Instituto Interdisciplinario Tilcara que depende de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.

Los Incas en Argentina ingresaron antes y por Jujuy (1).jpg
Los Incas en Argentina ingresaron antes y por Jujuy, segun CONICET

Los Incas en Argentina ingresaron antes y por Jujuy, segun CONICET

Ochoa enfatizó en que las estrategias de dominación de un imperio son variadas, y que la chance de haber recibido resistencia de grupos locales, como sugieren la construcción de pucarás, son reales. “En el norte había poblaciones más grandes, con sus conflictos previos. Y aunque no hay evidencias claras, lo más probable es que no les hayan abierto los brazos a los Incas”, opinó García.

En la Quebrada de Humahuaca hay muchos pucarás, y la mayoría no han sido fechados. Pero no sabemos si esos conflictos son por la llegada de los Incas o si la Quebrada fue un sitio de resistencia (incaica) a la llegada de los españoles”, dijo Ochoa al portal Infobae.

Reinaldo Moralejo, investigador del CONICET en la División Arqueología del Museo de La Plata y coautor del estudio, dijo que no hay claros indicios de un conflicto bélico entre los incas y los grupos locales, sino negociaciones. “Los Incas eran muy estratégicos. Sabían que no era muy conveniente ir a la confrontación directa con tantos grupos. Por eso su expansión fue progresiva, de a poco, mediante negociaciones y alianzas y el avance de grupos reducidos que se iban instalando y movilizando gente”, subrayó Moralejo.

Se cree que la principal dificultad para la expansión en el territorio argentino al Collasuyo (la porción más austral del imperio incaico o “Tawantinsuyo”) fue la baja densidad demográfica de los grupos de cazadores-recolectores que habitaban la zona, como los comechingones, los pampas y los puelches

Los Incas, al igual que el resto de los grupos prehispánicos, no usaban un calendario lineal para contar los años, por lo que definir fehacientemente como fue la expansión en nuestro territorio es más complicado. Erik Marsh, antropólogo y arqueólogo nacido, graduado y doctorado en Estados Unidos y radicado en Mendoza desde 2009, donde es investigador del CONICET en el Laboratorio de Paleoecología Humana de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo, el principal aporte del trabajo de García y sus colegas es la compilación de fechados de los sitios incaicos en el país, “una excelente base de datos para ser analizada con métodos adecuados”.

Los Incas en Argentina y CONICET.jpg
Los Incas en Argentina y CONICET

Los Incas en Argentina y CONICET

Marsh cree que los incas llegaron a fines del siglo XIV. “Las conquistas eran parte de su desarrollo, no esperaban a tener un estado consolidado”, señaló Marsh. “Las dataciones de radiocarbono todavía no pueden resolver esto por los rangos de error”, manifestó Marsh, “aunque con mejores fechas, excavaciones y modelos bayesianos lo vamos a poder ver”.

Algunos investigadores estiman que habitaban el imperio incaico de 6 a 12 millones de personas. Por la llegada de los españoles su permanencia fue breve, tal vez cercana al siglo, ara replegarse y volver al Perú. “La principal resistencia la opusieron los grupos locales”, dijo Moralejo. “Sin embargo, lo incaico quedó muy impregnado en esas poblaciones. Hubo un sincretismo de saberes e ideología”, dijo el integrante del CONICET.

Los Incas

La civilización incaica o también llamada civilización inca o civilización quechua, fue la última de las grandes civilizaciones precolombinas que conservó su Estado independiente durante la conquista de América. Abarcaron los actuales territorios del Perú, Bolivia, Ecuador, Chile, Argentina y Colombia.

El desarrollo se basó en la agricultura que desarrollaron mediante tecnologías avanzadas, como las terrazas de cultivo llamados andenes para aprovechar las laderas de los cerros, así como sistemas de riego heredados de las culturas preincas. Cultivaron maíz, maní, yuca, papa, frijoles, algodón, tabaco y coca, entre otras. Las tierras eran propiedad comunal y se trabajaban en forma colectiva. Desarrollaron también una ganadería de camélidos sudamericanos, como la llama y la alpaca.

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: