Impactante. 

El desgarrador relato de una víctima jujeña de violencia de género: "Me violó hasta embarazarme y hoy está libre"

La mujer vivió un calvario por varios meses, pero dijo que hoy no encuentra justicia.

Yolanda Albizo tenía una vida tranquila. Con hijas y un negocio de indumentaria por cuidar, un día su tranquilidad se fue y comenzó su pesadilla. Un cliente ingresó a su local y todo cambió. Se metió en su casa, la golpeó, la torturó y la violó hasta dejarla embarazada.

“Fui víctima de un psicópata. Hoy al ver estos casos tan aberrantes, me tocan la fibra más intima, me llegan como persona”, contó Yolanda, y se calificó como “una sobreviviente”. Su calvario, de mayo a julio del 2017, todavía no encontró justicia.

Yolanda Albizo.jpg

“Bajo golpes y amenazas se metió en mi casa. Me dijo que iría contra mis hijas. Eso me silenció mucho tiempo”, dijo y aseveró que no fue casualidad. “Me acorraló y no fue al azar, sabía que era una persona sola, vulnerable. Me amenazó con llevarse mi hija de 12 años, me dijo que las mataría a todas. Ellas son mi quiebre”, relató entre lagrimas.

“Él se llama Andrés Florentino Leañez y me obligó a hacerme un test para comprobar que estaba embarazada”, dijo Yolanda, que un día se animó y se lo contó a su hija mayor. “Me vio el cuerpo y me vio llena de golpes y moretones. Me llevaron a la comisaría de violencia de género para hacer la denuncia”, indicó.

Te puede interesar: Abuso y maltrato: Militta Bora denunció a Chano

“Encontré gente con cordura y dispuesta a ayudarme”, subrayó. Al hombre lo detuvieron el 7 de julio del año pasado, pero al día siguiente ya estaba libre. “No puedo entender como el juez o el fiscal dio la orden que un individuo de esta naturaleza quede libre en menos de 24 horas”, lamentó. Hoy sigue en libertad y Yolanda teme por su familia.

“Siento miedo por mis hijas”, y les pidió a las autoridades “que no nos conviertan en un expediente, que nos hagan sentir protegidas. No esperemos que haya una mujer que muera en manos de estas personas”, y manifestó que cuando una mujer vive están agresiones, comienza un duro peregrinar.

“Me tuve que desnudar ante extraños que me sacaban fotos de todos lados y todo eso por un expediente. Psicólogos, médicos, abogados y asistentes, ante todos tuve que contar mi versión y eso conlleva mucho dolor. Falta justicia”, aseguró y les recomendó a otras víctimas no callarse más.

“Si uno sigue callando es darle más herramientas al verdadero cobarde, al que nos golpea, nos viola o nos amenaza”, y resaltó que “espero hace un año y medio justicia, pero no la obtuve todavía”, concluyó.

Embed

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: