El Día Mundial del Riñón se celebra el segundo jueves de marzo de cada año en todo el mundo con el propósito de concientizar sobre la importancia del cuidado de la salud renal. En Argentina la incidencia de esta enfermedad se duplicó entre 2002 y 2012, cuando alcanzó al 12 por ciento de la población, es decir que al menos 4.600.000 personas presentan algún grado de ERC.

“El riñón es el órgano más buscado y en donde hay mayoría en la lista de espera para recibir un trasplante”, dijo Héctor Illanes, titular del CucaiJuy y detalló que en nuestra provincia hay cerca de 200 personas esperando un riñón, pero en todo el país esa cifra llega a 8 mil. “Se podría disminuir si la prevención hubiera estado”, aclaró.

Para el profesional jujeño la prevención es fundamental para evitar alguna enfermedad relacionada con el funcionamiento de los riñones. “Hay un grupo de enfermedades donde la prevención no evita que se llegue a la insuficiencia renal terminal, pero la gran mayoría de las personas en espera de una donación son prevenibles”, dijo Illanes.

Las personas más propensas al deterioro de los riñones son las que presentan hipertensión y diabetes. El control de factores de riesgo tales como el consumo de tabaco y el colesterol elevado, entre otras medidas para prevenir la Enfermedad Renal Crónica. También es muy importante promover entre los jóvenes los hábitos saludables, como bajar el consumo de sal, tener una dieta que incluya frutas y verduras variadas, no fumar y practicar deportes o realizar actividad física.

“Lo más importante es controlar la hipertensión arterial y la diabetes, además de una mezcla de ambas. Si las personas que hoy esperan un riñón hubiesen tenido buen peso y habrían hecho actividad física, no estarían en esa lista”.

La Enfermedad Renal Crónica es la alteración del funcionamiento de los riñones por más de tres meses y la pérdida gradual de sus funciones. Estimaciones internacionales advierten que más del 17 por ciento de la población mundial mayor de 20 años padece deterioro de la función renal.

“En hay que darse cuenta que cada uno tiene un problema y trabajar para solucionarlo”, destacó el responsable de Centro Único de Ablación de Jujuy. Los cuatro primeros estadíos del mal funcionamiento de los riñones no presentan síntomas, por lo que representan un desafío por parte de los profesionales de la salud para el diagnóstico temprano para evitar la Enfermedad Renal Crónica Terminal, que requiere tratamientos de diálisis o trasplante. Esta última fase de la enfermedad acarrea un importante deterioro de la calidad de vida del paciente y además tiene un alto costo para el sistema sanitario.

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario