23 de agosto. 

Éxodo Jujeño: la estrategia militar de Belgrano que cambió el destino de la patria

Hoy se cumplen 208 años del Éxodo Jujeño, la decisión militar de Manuel Belgrano que debilitó al ejército realista y permitió retomar el control del Norte.

Por  Andrea Miranda

Han pasado 208 años desde que el general Manuel Belgrano reunió al pueblo con una orden clara y heroica: frenar el avance del ejército realista que se movilizaba desde el Alto Perú hacia Tucumán. La orden era implacable: había que destruir todo lo que no se pudiera llevar en un éxodo trasladaría a todo el pueblo jujeño a la provincia de la Independencia. Con este plan, Belgrano quería dejar a los realistas tierras arrasadas, sin comida ni cobijo.

Entre 1810 y 1825, cuando se liberó Perú, las actuales tierras jujeñas fueron escenario de las guerras independentista. En 1812, después de tomar Cochabamba, los realista venían por Jujuy. Y es por eso que Ejército del Norte, desmoralizado, empobrecido y sin armas, recurrió a la estrategia militar llamada de la tierra arrasada. El objetivo era que el enemigo, que venía desde la puna con hambre, sed y desesperación por llegar a la capital a abastecerse, no encontrara nada y tuvieran bajas y muertes similares a las de una batalla.

Para evitar que las fuerzas realistas llegaran, en primer lugar Belgrano le ordenó a Antonio González Balcarce que se trasladara a Humahuaca y evaluara las posibilidades de apoyar a los patriotas de Cochabamba. En su marcha, Balcarce reclutó y formó una caballería gaucha.

Mientras tanto, en la Catedral de Jujuy Belgrano hizo bendecir una bandera para contagiar a los lugareños el sentido patriótico. Después les ordenó abandonar la ciudad sin dejar nada atrás que pudieran aprovechar sus enemigos, como armas, ganado, caballos, mulas, ovejas y llamas. A los agricultores les hizo levantar las cosechas de las plantaciones y a los comerciantes embalar su mercadería y enviarla a Tucumán. E impuso la pena del fusilamiento para todos los que "por sus conversaciones o por hechos, atentaran contra la causa sagrada de la Patria, sea de la clase, estado o condición que fuese”.

El 23 de agosto comenzó el éxodo. El 24 de agosto las tropas del Virreinato al mando de Pío Tristán invadieron Jujuy y la ocuparon durante más de seis meses. En esa odisea, chicos de 12 y 13 años cuidaban la retaguardia, a los ancianos y a quienes viajaban al final del grupo.

El éxodo fue una acción militar clave para retomar control del norte. Gracias al esfuerzo del pueblo jujeño, un mes más tarde el Ejército del Norte pudo ganar la batalla de Tucumán y luego la de Salta, en 1813. Recién después los jujeños pudieron comenzar a regresar a su tierra, en un proceso que duró casi 8 meses y provocó una gran dispersión de población, ya que mucha de ella se quedó en Tucumán y en el camino.

Leé también: Morales: "El Éxodo reafirma lo mejor del pueblo jujeño"

Copyright © TodoJujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.
En esta nota:
Comentarios: