Por cuarto año consecutivo, hoy se realizará la feria de la Alasita en San Salvador de Jujuy. La misma estará instalada a partir de las 11 de la mañana en el predio de la Vieja Estación de Trenes sobre calle Urquiza. En el lugar también habrá comidas típicas del vecino país y curanderos.

La Alasita es una feria tradicional de Bolivia donde se vende miniaturas con el objetivo que se conviertan en realidad al ofrecerlas al Ekeko, el dios de la abundancia en la cultura originaria del altiplano andino.

“Queremos compartir nuestra tradición y nuestras riquezas con todo el pueblo jujeño en el día del señor de la fortuna, el Ekeko”, dijo a Todo Jujuy Mélani Huanca, presidenta de la Comunidad Boliviana 22 de Enero.

Además, explicó que “en enero un petizo bailaba por todo lo que le había dado la Pachamama y cargaba todos sus productos, es por eso que lo representamos en el Ekeko y le pedimos lo que necesitamos que nos dé”. “Nuestros antepasados sabían que el 24 tenían que comprarse las figuras en miniatura para recibirlos el año próximo”, indicó.

¿Qué representa cada elemento en la feria?

Algunos de los elementos más comunes que se presentan en la feria, y que según la costumbre no te pueden faltar, son:

Ekeko: su significado es la fertilidad. El Ekeko es considerado como un ser que provee fertilidad, abundancia y dicha.

Sapo: es un ser mágico que concede dinero al que lo compra. Como la fertilidad trae consigo la abundancia, se le ha asignado un poder especial a este animal para proveer de dinero a la gente.

Gallo: representa el amanecer y la esperanza de que cada día sea mejor que el anterior. Es un nuevo amanecer en las vidas de las personas.

Chancho: al margen de servir como alcancías, se cree que el chancho representa el empuje y la fuerza para sobrellevar los problemas y las dificultades.

Toro: representan la fortaleza de la persona y la familia.

Ollita de la fortuna: los artesanos han reproducido el objeto con el propósito de que nunca falte dinero en la casa.

Las chuspas (bolsas): la bolsita de aguayo que cuelga de los cuellos de las personas con dólares y billetes nacionales es otra de las tradiciones de cada 24 de enero. Su significado también está asociado al hecho de que no debe faltar dinero en la billetera en lo que va del año.

La Virgen en miniatura: Muchos amuletos contienen la imagen de la Virgen de Nuestra Señora de La Paz cuya presencia en los hogares denota protección y paz ante las adversidades.

Los terrenos: La reproducción de terrenos grandes a pequeños también tiene el objetivo de ser bendecidos con una parcela de tierra para construir su hogar.

Las canastas de comestibles: para no pasar necesidades durante el año es imprescindible contar con tres productos básicos dentro de la canasta familiar: aceite, arroz y azúcar. A estos productos se suman otros como los comestibles envasados en cajas y una serie variada de productos de limpieza, los cuales están compilados en un canasto dispuesto para la ocasión.

Casas: una casa de miniatura es un hecho casi obligado para quien desea contar con si propia vivienda.

Billetes: la gente los adquiere en bolivianos, pesos argentinos, dólares o euros para la estabilidad económica en su hogar.

La challa y el sahumerio: cada 24 de enero los maestros o yatiris se encargan de llevar a cabo la challa al Ekeko. Para realizar esta challa es imprescindible contar con un sahumerio donde se queme el “palo santo” e incienso en honor al Ekeko para recibir bendiciones. Al margen del sahumerio es importante contar con coca, cigarrillos y alcohol que son ofrendados a este dios, quien se encargará de atraer la fortuna.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario