Después de cumplir con la gira por Sudamérica el plantel circense se separaba para visitar y saludar a sus familias en las fiestas de fin de año. La vuelta al ruedo en el 2020 estaba programada para empezar por el norte argentino, dando inicio a sus funciones en el interior de San Pedro y luego San Salvador de Jujuy.

Con una gran convocatoria en la “Perla del Ramal” armaron los bolsos, prepararon la caravana y un día antes de la presentación en la capital jujeña las nuevas normativas y el decreto del Gobernador confirmaron que el lugar en dónde había montado la carpa se transformaría en su nuevo hogar por tiempo indeterminado.

Fernando es el encargado y RRPP de Circo Safari, que tiene más de 100 años de historia, y hoy también se encarga de negociar las nuevas deudas y gestionar provisiones para que a esta gran familia no le falte para comer. Del grupo inicial quedan más de 30 personas y muchos niños que necesitan una atención constante para lidiar de la mejor manera con una cuarentena que los dejó lejos de todo.

“Antes me encargaba de visitar los medios, hacer invitaciones, generar promociones y otras actividades más pero hoy las funciones cambiaron para todos. Nos nos quedamos de brazos cruzados, yo estoy haciendo casitas para perros y mis otros compañeros están haciendo parrillas o vendiendo manzanitas y pochoclos en los semáforos para poder sobrevivir” cuenta Fernando.

Llevan más de 50 días varados en Jujuy y tienen todos los problemas de una familia común pero en mayor escala. Sumaron deudas, no pueden trabajar, deben reinventarse pero nada los frena. Existe una fuerza mucho más poderosa que los mantiene de pie y es la tradición de un circo que tiene más de 100 años de vida.

Un circo varado en Jujuy

Prevención - Coronavirus

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario