La historia del jujeño Víctor Castillo refleja mucha superación porque tras cometer un delito e ir preso logró cambiar de hábitos y a través del estudio resurgió como persona estudiando en la cárcel, recibiéndose de abogado y creando una cooperativa que contiene a jóvenes en situación de vulnerabilidad de la Villa 31, provincia de Buenos Aires.

Nació en Villa Jardín de Reyes y su familia es oriunda de Humahuaca. A los 12 años tuvo que emigrar junto a su madre y hermanos para conseguir una mejor calidad de vida y tras pasar por varios lugares arribaron a Buenos Aires y se erradicaron en la Villa 31.

En ese sentido, Víctor Castillo mencionó que “lamentablemente pasé situaciones muy difíciles, pero me pude reivindicar y lograr algo mejor. A los 15 años me quedé con mi mamá que era mi único sostén y me quedé con cinco hermanos menores. Lamentablemente cometimos muchos errores que nos llevaron, a la mayoría, a terminar detenidos”.

“Pero la vida siempre te da nuevas oportunidades, y yo la conseguí a través del estudio. El estudió me dio la oportunidad de vivir. Cuando salí de la cárcel fue todo difícil, estaba solo, sin mi mamá y papá. Desde el Estado se nos dio contención al entrar a un programa de comunidades vulnerables y de ahí salió la idea de formarnos en cooperativa”, añadió.

victor.jpg
Víctor Castillo, cuando se recibió de abogado tras estudiar en prisión. 

Víctor Castillo, cuando se recibió de abogado tras estudiar en prisión.

Asimismo, el abogado indicó que “si uno trabaja no sale a robar, por eso es importante generar trabajo. Si una persona tiene trabajo, no va a delinquir. Nosotros nos teníamos oportunidad de trabajo y tampoco estudios. En la villa todo se complica porque la gente piensa que somos peligrosos”.

A través de la cooperativa generaron trabajo, primero para ellos y luego para los vecinos de la Villa 31. “Nos pusimos a trabajar en el barrio, llevamos mejorar y dimos contención a pibes que la necesitaban”, indicó.

Castillo expresó que estudió abogacía para conocer sus derechos y defenderlos, y con esos principios empezó a construir su barrio.

“Antes pisábamos barro, ahora no. Logramos que se nos adjudicaran obras, antes había barrio, hacinamiento, falta de cloacas, etc. Logramos relocalizar a 700 familias que ahora viven en condiciones dignas, antes vivían bajo el puente”, sostuvo el abogado.

Hubo mucha lucha de vecinos que pelearon dentro de la Villa 31 para poder lograr los avances y la urbanización que antes no tenían. Hoy el abogado Víctor Castillo es uno de los referentes de la urbanización de uno de los barrios de ese populoso sector de Buenos Aires.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario