Marina Castro tiene 30 años, es oriunda de la localidad de Palpalá y trabaja en El Palomar, provincia de Buenos Aires. Desde hace seis años su función es arreglar aviones para la Fuerza Aérea Argentina cumpliendo labores mecánicas, una profesión que siempre fue considerada para hombres. Hoy en día ella al igual que otras mujeres demuestran que este oficio no tiene género.

MARINA BELÉN CASTRO MOLINA – Fuerza Aérea Argentina TODOJUJUY

Tras vivir en Jujuy y salir del secundario, en el 2012 entró en la Escuela de sub Oficiales de la Fuerza Aérea en Córdoba y tomó la carrera de Mecánica Aeronáutica. Eligió esa carrera tras haber cursado sus estudios en la Escuela de Educación Técnica de la ciudad de Palpalá.

Hace seis años que realiza el trabajo de arreglar aviones y cuando llegó “había dos o tres mujeres más pero estaban todas en la parte de oficina porque eran mamás. Lo que yo hago es mantenimiento de primera línea y era la única en ese sector. Luego fueron llegando más mujeres, ahora somos entre 5 y 7”, mencionó al respecto Marina, en diálogo con TodoJujuy.com

Yo estoy en primera línea, recibimos el avión y lo despachamos. Hacemos todos los trabajos rápidos para que los aviones salgan al servicio. Después está el mantenimiento de segunda línea, que hacen trabajos más pesados como el cambio de motor o hélices, y eso también hago yo. Y por último está el mantenimiento mayor que son las inspecciones grandes que se desarma al avión”, añadió la jujeña.

En ese sentido comentó que “los aviones son muy grandes. El que yo arreglo es pesado, viejo y tiene manias, todo cuesta, desde abrir una puerta hasta subir un motor. Hay que hacer mucha fuerza, no hay ningún trabajo fácil, tanto para mí como para mis compañeros hombres, pero yo hago igual todo, no hay un trabajo que no pueda hacer. Con el tiempo me fui dando mania para hacer todo”.

Explicó que al ser mecánica de aviones también puede aspirar a ser mecánica de vuelo abordo. Lo hizo durante tres años y lo tuvo que dejar, pero quiere volver a hacer ese tipo de tareas. Es especialista en motores y hélices, y a fin de año asciende de rango.

El año que viene tendrá más responsabilidades, “aspiro a ser jefa de equipo, ese sería mi próximo paso, y después de eso seguir escalando. Me estoy preparando para todo eso, me están dando más responsabilidad y estoy estudiando más”, dijo.

El avión que ella arregla se llama Hércules C-130, mide 40 metros de envergadura y cumple diversos roles como ser traslado de personal, de cargo, búsqueda y salvamento, evacuaciones aeromédicas, lanzamiento de personal o de carga.

marina1.jpg
Junto a otras mujeres realiza esta profesión antes mal considerada solo para hombres.

Junto a otras mujeres realiza esta profesión antes mal considerada solo para hombres.

Rompiendo estigmas

La mecánica y otras profesiones, históricamente fueron consideradas solo para hombres, pero con el paso del tiempo, muchas mujeres fueron ingresando a estos rubros haciéndolo de una forma destacada como lo hace Marina Castro.

A mí todo lo que me decían me motivó, me decían que no podía o que me iba a mantener un hombre. Siempre estaba ese comentario o que lo que hacía eran cosas de hombres nomás y no para mujeres. Pero todo eso me impulsó a hacerlo, siempre me dijeron que iba a estar en una oficina, no como mecánica. Pero hoy en día sé que puedo hacerlo y soy capaz, esto es para cualquiera, no es una cuestión de género”, finalizó la jujeña Marina Castro.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario