Ana Ríos mantuvo una larga relación hasta que habría sido arrojada al vacío por su novio Facundo Guerrero el viernes pasado en Tucumán. Luego de su muerte, comenzaron a conocerse detalles sobre la tortuosa relación de pareja que mantuvo la estudiante.

Sus familiares confirmaron que ambos fueron compañeros en un secundario de San Salvador de Jujuy. Se pusieron de novios a los 17. Ella, con el apoyo de su familia, decidió mudarse a Tucumán para estudiar la carrera de Veterinaria. Él dudó en un primer momento, pero finalmente decidió acompañarla para cursar una carrera universitaria.

Pese a que mantenían una relación desde hace más de nueve años, vivían en departamentos diferentes. Ella residía en Muñecas al 300 y él, en un edificio de San Juan al 800, donde se desencadenó la tragedia el viernes pasado.

Según el diario La Gaceta, habrían sido al menos cuatro las denuncias que realizó por violencia de género en los últimos dos años. Pero las agresiones, según confiaron sus amigos y compañeros que declararon ante la Justicia, se habrían producido desde mucho tiempo antes. Algunos habrían dicho que inclusive hubo incidentes antes de que se instalaran en Tucumán.

Ayer se supo que la única causa que existía en Tribunales fue archivada porque “Ani”, como la llamaban sus amigos, no prosiguió con la acción penal.

Ayer Guerrero se abstuvo a declarar ante la fiscala María del Carmen Reuter. Pero la investigadora tiene elementos en contra del joven. Sólo falta un estudio para corroborar la hipotesis de que él la habría arrojado desde el balcón de un cuarto piso. Por las graves lesiones que sufrió, falleció el domingo en el hospital Padilla.

FUENTE: La Gaceta

Copyright Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario