cerdos
Un nuevo virus de influenza circula entre cerdos chinos y podría pasar a los humanos.

Un nuevo virus de influenza circula entre cerdos chinos y podría pasar a los humanos.

La comunidad internacional a pleno continúa intentando contener la diseminación del coronavirus en el mundo - que crece a pasos agigantados y ya pasó los 10 millones de contagios confirmados - y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) no está siquiera cerca de terminar. En ese contexto, las noticias relacionadas con la salud no están cerca de ser buenas: científicos identificaron en China - otra vez - otro virus respiratorio “con potencial para convertirse en pandemia”.

Esta vez el nuevo virus está en los cerdos y se llama G4. Según un artículo publicado este lunes por la revista Science, investigadores de enfermedades infecciosas descubrieron que en China estos animales "se están infectando con mayor frecuencia con una cepa de influenza que tiene el potencial de saltar a humanos".

Un estudio publicado por la Academia Nacional de Ciencias explica que “cuando múltiples cepas de virus de la gripe infectan al mismo cerdo, pueden intercambiar genes fácilmente”, en un proceso conocido como “reordenamiento”.

Este nuevo virus "es una combinación única de tres linajes: uno similar a las cepas encontradas en aves europeas y asiáticas, la H1N1 que causó la pandemia de 2009, y una H1N1 norteamericana que tiene genes de los virus de la gripe aviar, humana y porcina". Según el artículo, “la variante G4 es especialmente preocupante porque su núcleo es un virus de influenza aviar, al que los humanos no tienen inmunidad”.

Entre 2011 y 2018, la Universidad Agrícola China analizó cerca de 30.000 hisopos nasales de cerdos de mataderos de diez provincias de China y otros mil de cerdos con síntomas respiratorios. Esas muestras arrojaron 179 virus de influenza porcina, la mayoría G4 o de una de las otras cinco cepas G del linaje aviar de Eurasia. Según los investigadores, "el virus G4 ha mostrado un fuerte aumento desde 2016, y es el genotipo predominante en circulación en esos cerdos".

Edward Holmes, biólogo de la Universidad de Sydney, explica que este virus de influenza porcina "parece estar a punto de emerger en humanos" y que la situación "necesita ser monitoreada muy de cerca”. En la misma línea, Sun Honglei, uno de los autores del artículo, subraya la importancia de “fortalecer la vigilancia” de los cerdos chinos para detectar el virus, ya que la inclusión de genes G4 de la pandemia de H1N1 “puede promover la adaptación del virus” que lleva a la transmisión entre humanos.

¿Puede ser la próxima pandemia?

Desde el Centro Internacional Fogarty de Estados Unidos la bióloga Martha Nelson asegura que la probabilidad de que el G4 desate una nueva pandemia “es baja” pero sí reconoció que no hay que bajar la guardia porque “la influenza puede sorprendernos”.

En este sentido, recuerda que no se sabía nada de la cepa H1N1 - que saltó de cerdos a personas - hasta los primeros casos de la llamada gripe A en humanos en 2009. Según indica Nelson, "los virus de la influenza con frecuencia saltan de los cerdos a los humanos. Sin embargo, la mayoría no se transmiten entre humanos".

En el que realizaron Sun Honglei y sus colegas encontraron que los G4 “se han vuelto expertos en infectarse y copiarse en las células epiteliales de las vías respiratorias humanas”. El 4,4% de las 230 personas que analizaron tenían anticuerpos contra la cepa y esa tasa se duplicaba en trabajadores porcinos. Es por eso, señala Sun, que sería acertado desarrollar una vacuna contra G4 tanto para cerdos como para humanos.

China tiene la mayor población de cerdos del mundo: unos 500 millones. Pero casi no utiliza vacunas contra la influenza en ellos. En las granjas de Estados Unidos, según comenta Nelson, sí son vacunas comunes. Sin embargo, suelen tener poco efecto porque a menudo están desactualizadas y no actúan sobre las cepas que circulan.

Copyright  Todojujuy.com Por favor no corte ni pegue en la web nuestras notas, tiene la posibilidad de redistribuirlas usando nuestras herramientas. Derechos de autor reservados.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario